Archivos Mensuales: abril 2013

La causa numero uno

“La historia conoce transformaciones de todo tipo, confiar en convicción, lealtad y otras cualidades superiores del alma – en la política eso es una cosa no seria en absoluto”. (V.Lenin, 1922)

En la primavera de 1988 tuvo lugar un seminario de la “élite intelectual estadounidense”, con la participación de Henry Kissinger y George Kirkpatrick, donde se discutían planes subversivos contra los países socialistas y, sobre todo, se hablaba de incentivación de sus oposiciones. Durante los años 1988-1989 Gorbachov y otros tipos de su agrupación visitan activamente los países socialistas, “sermoneando” allí la “democratización” a la perestroika, después de que los regímenes en estos países caen uno tras otro. Hasta en China los acontecimientos de Tiananmen (desde 21.04.89) coinciden, de una manera rara, con la visita de Gorbachov (desde 15.05.89). Pero el trabajo de instigación de oposiciones y de poblaciones durante estas visitas eran sólo la parte visible de iceberg. Otra parte fue la actividad de los servicios secretos soviéticos referida al manejo de las oposiciones (donde éstas eran) o a la organización de ellas (donde casi faltaban, como, por ejemplo, en Bulgaria). Además, el sondeo y la instigación de substitutivos posibles de los vigentes regímenes socialistas se llevaban a cabo durante visitas de éstos en la URSS.

Los huesos más graves de roer fueron para los “gorbachovistas” Alemania Oriental, Rumania y Cuba. Como lo demostraron los acontecimientos, Cuba resultó la única nuez dura la que no lograron cascar a fines de los ochenta. Las razones de esto, en principio, correctamente señaló Fidel cuando hablaba de la autenticidad de la Revolución cubana – si bien no mencionó modestamente su papel considerable en este asunto.

La visita de Gorbachov a Cuba fue planificada para el 8.12.1988, pero entonces se entrometió el terremoto de Spitak del 07.12.1988. Aquí, a propósito, se puede mencionar un detalle aparentemente insignificante de la preparación de esta visita. Relata V.Velichko, un ex oficial de KGB que se ocupaba de esta preparación en Cuba:

Sigue leyendo

Una vez más sobre periodismo

Mi comentario en: http://unguajiroilustrado.com/2013/04/22/reforma-economica-y-mediatica/

Sigue leyendo

El derrumbe de la URSS (curriculum mortis)

[Esta entrada ya está algo caduca y requiere una actualización].

Traté de exponer lo más conciso posible, pero hasta este “conciso” se expandió por unas páginas. Pido perdón de antemano por la traducción de mala calidad, debido a fáctores de tiempo y volumen. Todas las propuestas y ofrecimientos de mejorar la traducción son calurosamente bienvenidos en este enlace. Si algunos aspectos parecerán confusos – siempre estoy dispuesto a precisarlos. He decidido no sobrecargar el texto con los enlaces, por lo que en la mayor parte son en ruso, sin embargo, podría indicar las fuentes de las cifras y de la mayoría de las citas si habrá tal deseo.

Pues, las causas del derrumbe de la URSS. He oído de historiadores y economistas rusos que en China se fundió un especial instituto de investigación con el personal de unas 200 personas que se ocupan de una sola cuestión “¿Por qué la URSS se derrumbó?” Se habla también que este instituto preparó un manual grueso para funcionarios chinos en el que las causas y consecuencias de este derrumbe son analizados escrupulosamente. Tengo esperanza que en Cuba también se trabajó y sigue trabajando en este rumbo, ya que supongo que esta historia puede estar no tan lejos de la Isla como puede parecer.

Los cuadros lo determinan todo

El socialismo, con todas sus ventajas ante el modo capitalista de la gestión económica, tiene dos puntos vulnerables principales. El socialismo vive sólo mientras que:

1) sus dirigentes (y en cierto grado su reserva del cuadro del pueblo – o lo que se llama “la actividad creativa de las masas”) siguen desarrollando (pero no tergiversando el meollo) la teoría (es decir, la estrategia) o al menos no olvidan las tesis fundamentales, lo para qué todo esto se inició;

2) sus dirigentes no se transforman en una autosuficiente “casta aislada” con sus intereses clasistas propios.

De este modo, como decía Stalin en 1935, “los cuadros lo determinan todo”. Hasta los principios de los cincuenta Stalin conseguía resolver la segunda tarea (inclusive con las medidas del año 1937, en las que, a propósito, la parte de león de “la sangre derramada” no se debía a este personaje – pero eso es ya un tema separado). También él conseguía resolver la primera tarea, es decir, “mantener el rumbo” – en primer lugar, debido a su prestigio personal. Pero ahí resultó (por la culpa de Stalin o por la inminencia histórica, no lo sé) que él demasiado “vinculó a sí” [predominaba en] el pensamiento teórico, por eso después de su muerte en marzo de 1953 se formó un cierto vacío en esta esfera. Y este vacío fue llenado por Jruschev, más exactamente, por los estados de ánimo que él representaba y consentía.

Sigue leyendo