El derrumbe de la URSS (curriculum mortis)

[Esta entrada ya está algo caduca y requiere una actualización].

Traté de exponer lo más conciso posible, pero hasta este “conciso” se expandió por unas páginas. Pido perdón de antemano por la traducción de mala calidad, debido a fáctores de tiempo y volumen. Todas las propuestas y ofrecimientos de mejorar la traducción son calurosamente bienvenidos en este enlace. Si algunos aspectos parecerán confusos – siempre estoy dispuesto a precisarlos. He decidido no sobrecargar el texto con los enlaces, por lo que en la mayor parte son en ruso, sin embargo, podría indicar las fuentes de las cifras y de la mayoría de las citas si habrá tal deseo.

Pues, las causas del derrumbe de la URSS. He oído de historiadores y economistas rusos que en China se fundió un especial instituto de investigación con el personal de unas 200 personas que se ocupan de una sola cuestión “¿Por qué la URSS se derrumbó?” Se habla también que este instituto preparó un manual grueso para funcionarios chinos en el que las causas y consecuencias de este derrumbe son analizados escrupulosamente. Tengo esperanza que en Cuba también se trabajó y sigue trabajando en este rumbo, ya que supongo que esta historia puede estar no tan lejos de la Isla como puede parecer.

Los cuadros lo determinan todo

El socialismo, con todas sus ventajas ante el modo capitalista de la gestión económica, tiene dos puntos vulnerables principales. El socialismo vive sólo mientras que:

1) sus dirigentes (y en cierto grado su reserva del cuadro del pueblo – o lo que se llama “la actividad creativa de las masas”) siguen desarrollando (pero no tergiversando el meollo) la teoría (es decir, la estrategia) o al menos no olvidan las tesis fundamentales, lo para qué todo esto se inició;

2) sus dirigentes no se transforman en una autosuficiente “casta aislada” con sus intereses clasistas propios.

De este modo, como decía Stalin en 1935, “los cuadros lo determinan todo”. Hasta los principios de los cincuenta Stalin conseguía resolver la segunda tarea (inclusive con las medidas del año 1937, en las que, a propósito, la parte de león de “la sangre derramada” no se debía a este personaje – pero eso es ya un tema separado). También él conseguía resolver la primera tarea, es decir, “mantener el rumbo” – en primer lugar, debido a su prestigio personal. Pero ahí resultó (por la culpa de Stalin o por la inminencia histórica, no lo sé) que él demasiado “vinculó a sí” [predominaba en] el pensamiento teórico, por eso después de su muerte en marzo de 1953 se formó un cierto vacío en esta esfera. Y este vacío fue llenado por Jruschev, más exactamente, por los estados de ánimo que él representaba y consentía.

Una vez Lenin dijo, casi de broma, que en Rusia sólo unas 50 personas entienden el marxismo – y incluso esos erróneamente. Stalin sobre el tema: “Una de las deficiencias más peligrosas para nuestro partido consiste en la reducción del nivel teórico de sus militantes. La causa de esto es su infernal trabajo práctico de ellos que les quita las ganas de estudios teóricos y que cultiva una indiferencia peligrosa – para no decir más – a la cuestiones de la teoría”. Esta cita completamente se puede aplicar a Jruschev. V.Molotov: “El papel de Jruschev resultó muy malo. Él dio rienda suelta a los estados de ánimo de los cuales había vivido. Él solo no hubiese logrado hacerlo, si no hubiesen existido los cuadros [en los que él pudo apoyarse]. Él no creó ninguna teoría particular, como Trotsky, pero él propició que la fiera se escapase de la jaula, la que ahora está haciendo un gran daño a la sociedad”.

La revuelta del 1956

De ahí, la URSS, en mi opinion, comenzó a derrumbarse en febrero del 1956, en el congreso XX del PCUS – aunque interiormente entonces. La esencia ideológica de la revuelta del 1956 consistía en los siguientes aspectos principales:

1. Después de ese congreso en la teoría y ideología oficialista se arraigó la tesis de que la lucha de clases en la URSS hubiera cesado tras la colectivización. Jruschev: “El Estado de todo el pueblo es una etapa nueva en el desarrollo del Estado socialista, un hito importantísimo en el camino de la transformación del sistema estatal socialista en la autogestión social comunista”.

Compare con F.Engels: “Ya en la obra de Marx contra Proudhon y luego en el “Manifiesto Comunista” se dice sin rodeos que con introducción del régimen socialista el Estado se disuelve por sí mismo y desaparece. Como el Estado es no más que una institución transitoria de la que se aprovecha forzadamente en la lucha, en la revolución, para reprimir los enemigos, por eso hablar del Estado libre y de todo el pueblo es un absurdo completo: mientras que el proletariado todavía necesita el Estado, él lo necesita no para la libertad sino para la represión de sus adversarios, y en llegando a ser posible hablar de la libertad, el Estado como tal ya cesa de existir”.

2. Jruschev: “Creemos que países con diversos sistemas sociales pueden no sólo coexistir. Debemos ir más allá, al mejoramiento de relaciones, al fortalecimiento de la confianza entre ellos, a la colaboración“. “El principio leninista de la coexistencia pacífica de los Estados con diversas estructuras social-económicas y políticas quiere decir no sólo la ausencia de guerras, no sólo la condición de una tregua inestable. Él presupone un mantenimiento de relaciones económicas y políticas amistosas entre estos Estados, estipula el establecimiento y el desarrollo de diferentes formas de la colaboración pacífica internacional”. Ahí se puede recordar también la llamada “teoría de la transformación pacífica del capitalismo en el socialismo“, la que los “jruschevistas” se la sacaron del trastero de historia. En general, el leitmotiv de toda la política exterior de Jruschev después de la Crisis de Misiles fue “No nos toquen y no vos tocaremos”. La misma actitud la luego tendrá y Brézhnev etc., como si no entiendo que este “no nos toquen” no será posible debido a toda la lógica interna del desarrollo del sistema mundial capitalista, el que se la exige permanentemente la expansión de mercados.

Compare con Lenin: “La existencia de la República soviética junto a los países imperialistas es imposible por un largo tiempo. Al fin y al cabo o uno o otro vencerá”.

Compare con Ernesto Guevara: “Al fin y al cabo, debemos tener en cuenta que el imperialismo es un sistema mundial y que vencerlo será posible sólo en un enfrentamiento del plano global”.

Nota bene J.F.Kennedy: “Necesitamos una arma mejor que la bomba hidrógena… y esta arma mejor es la colaboración pacífica”. J.F.Kennedy: para mejorar las relaciones norteamericano-soviéticos, la URSS tiene que desistir de su propósito “llevar todo el mundo al comunismo” y “preocuparse sólo por sus intereses nacionales y por el mejoramiento de la vida de su pueblo en condiciones pacíficas”.

3. Stalin: “En la lucha contra el burocratismo nuestro Partido sigue trabajando en cuatro direcciones: desarrollando la autocrítica, estableciendo control sobre cumplimientos de tareas, realizando purgas del aparato y, por último, promoviendolos al aparato desde abajo a los trabajadores fieles de la clase obrera”. “Queremos tener el aparato estatal como un medio que les sirva a las masas populares, mientras que unos cuantos de este aparato estatal quieren convertirlo en una fuente de sus beneficios personales”.

Jruschev en su camino al poder supremo ganó a Malenkov (y a los otros después) exactamente debido a que se la había “prometido” al aparato una vida serena. Después, ya sin tener miedo ante ningunas presiones ni desde arriba ni desde abajo (es decir, ni ante purgas, ni ante la competencia por la parte de los cuadros inferiores, ni ante castigos serios por sus prevaricaciones y abusos etc.), la burocracia soviética poco a poco comenzó a transformarse en aquella “maldita casta aislada“, diciendo con palabras de Stalin. Más tarde Brézhnev llegará al poder bajo la consigna “Cesar de revolver a los cuadros, darle a la gente la posibilidad trabajar tranquilamente”, es decir, de nuevo garantizándole a la burocracia la estabilidad de su posición. Mientas que Jruschev todavía trataba de “topetar” a la burocracia (por ejemplo, su epopeya con las coches de servicio), si bien asistemática y incoherentemente, bajo Brézhnev le fue otorgado prácticamente una “carte blanche” a ella.

4. Más una mina bajo el edificio de la URSS fue puesta en 1961 en el Congreso XXII del PCUS, cuando en el nueva programa del partido fue escrito que la tarea principal sería la satisfacción de los crecientes requerimientos materiales de los ciudadanos soviéticos. Conque como base de la ideología fue puesta una categoría de mercado y “vulgar-materialista” y la URSS comenzó a convertirse en una sociedad filistea y pequeñoburguesa.

A.Zinoviev, sociólogo y filósofo ruso: “Yo sí supongo que la elevación del bienestar de la población se hizo una de las causas del fracaso del socialismo ruso. Ella intensificó la estratificación de la sociedad y la desigualdad material. La ansia de poseer iba creciendo más rápida y fuerte que la posibilidad de satisfacerla. Sobre esta base apareció una desfigurada interpretación del principio marxista “a cada cual – según sus necesidades”, la interpretación puramente pequeñoburguésa: como satisfacción de deseos de los contemporáneos. Pero esos deseos se acrecentaron a tal punto que hasta la ideología oficialista soviética retrasó el cumplimiento de este principio para un futuro indefinido. Los soviéticos ya se imaginaron la abundancia comunista al menos como el alto nivel de vida de ciertos países occidentales”.

A propósito, todas esas tergiversaciones ideológicas (o muchas de ellas) advirtió muy claramente Ernesto Guevara [sus citas no son literales debido a la traducción inversa]: “El horario de reloj histórico en la URSS se desenrolla hacia atrás”, decía él sobre la inserción de categorías y principios de la economía capitalista en la teoría comunista y, más peor, en la práctica económica de la URSS en los tiempos de Jruschev. “Los jefes ganan cada vez más y más”, “los líderes no tienen ningunos deberes ante las masas” (después de su viaje a Moscú en diciembre del 1964). En sus “Cuadernos de Praga” escribió en 1966: “Todo eso se deriva de la concepción errónea – del deseo de construir el socialismo de elementos del capitalismo, sin haber cambiado éstos en su esencia. Eso lleva a la creación de un sistema híbrido que conduce a un callejón sin salida, un callejón del que no es fácil percatarse y el que obliga a hacer nuevas concesiones ante el dominio de los métodos económicas, cada vez más y más, es decir, obliga a la retirada”. “Con eso no quiero demostrar de ningún modo que en la URSS exista el capitalismo. Quiero decir sólo que somos testigos de ciertos fenómenos cuya procedencia se debe a la crisis de la teoría“.

Deshielo” de Jruschev

Ahora pasamos de la teoría a la práctica, las que son las cosas mutuamente vinculadas, por cierto. Algunos consecuencias del “deshielo” de Jruschev (aquí de nuevo la personificación, por supuesto):

– Por primera vez después de la Guerra Civil – el fusilamiento de los ciudadanos propios en Tiflis que intervinieron en defensa de Stalin (esta sangre hará eco al cabo de 33 años);

– Liquidación del “negocio pequeño stalinista” (cooperativas industriales) que, a propósito, aportaba hacia 6 % en la producción industrial;

– La contienda contra parcelas individuales;

– El decreto del 1958 “Sobre prohibición del mantenimiento del ganado en la propiedad personal de los ciudadanos que viven en ciudades y barrios obreros”;

– Aventuras con sovnarjoses, bifurcación del aparato partidario, MTS etc.;

– La aventura con las tierras vírgenes;

– La aventura con maíz después de la visita de Jruschev en EE.UU (y otros ideas dudosas traídas de allí);

– El fusilamiento de los obreros en Novocherkassk en 1962 los cuales intervinieron contra el aumento considerable de precios de comestibles;

– Disminución continua del salario real, irregularidades crecientes en el suministro de comestibles a la población. Desde 1963 comenzó la adquisición de grano en EE.UU lo que se puede entender como un inicio de la capitulación económica y política;

– Intensificación de la demagogia ideológica, la tentativa de reactivar la campaña antistalinista para distraer atención de los problemas crecientes. El traslado de Stalin del Mausoleo en 1961. En el mismo año – el programa de “la construcción del comunismo” para 1980 que fue una mofa manifiesta sobre la teoría marxista.

Etcétera etcétera, esta lista podría ser muy larga. Por supuesto, unos aspectos positivos tuvieron lugar también (la conquista del espacio cósmico y Cuba, ante todo), pero aquí se examinan no adelantos sino pasos al abismo. 

Y ahora el hito más importante. En 1958 Jruschev empieza la exportación del petróleo a precios dumping (más bajos que eran los precios mundiales y los costes de extracción). Primeramente los motivos de esto fueron políticos: Gamal Abdel Nasser persuadió a Jruschev en lo que si la URSS comenzaba a echar petróleo barato al mercado mundial, los regímenes árabes reaccionarios se derrumbarían uno tras otro. En realidad, de tales regímenes se derrumbaron sólo dos: Irak en 1958 y Libia en 1969.

Al mismo tiempo, otro efecto de tal exportación del petróleo en masa fue lo que en la URSS misma se formó todo un estrato de los burócratas y funcionarios de KGB que atendían el proceso del tráfico petrolero (un tema separado serían los flujos financieros para partidos y organizaciones extranjeros amistosos donde también algo “se pegaba a manos” debido a la opacidad natural de tales transacciones). Y este “cluster” comenzó a integrarse muy activamente en el sistema capitalista mundial. En gran medida esto fue favorecido por el hecho de que en 1956 fue declarada la política de convivencia entre países con diferentes sistemas socio-económicos. De tal manera se inició la integración de la burocracia soviética en el mercado mundial.

A finales del 1952, aún bajo Stalin, se adoptaron los planteamientos regulares para el próximo quinquenio de los 1955-1960. La esencia y el propósito de esos planteamientos fue un desarrollo equilibrado de la economía – es decir, tal desarrollo, cuando ninguna industria no se desarrolla en mayor medida que sea menester para las necesidades internas de la economía. De acuerdo con estas planteamientos, para 1955 la producción industrial total debía aumentarse 70 % en comparación con 1950 (es decir, aproximadamente 12 % cada año). La extracción del petróleo debía crecer 75-80 %, es decir, ligeramente más que la producción bruta en conjunto (la diferencia sería exportada para las compras de maquinaria y equipos necesarios que aún no se producían en la URSS o para las compras de mercancías como caucho que simplemente no crecen en la URSS).

Ahora la pregunta: ¿por qué Stalin (si vamos a personalizar) no aspiraba a maximizar la extracción del petróleo y sus exportaciones – en efecto, por los ingresos de divisas de su venta sí podrían ser comprados y la maquinaria de importación, conque acelerando el crecimiento económico, y los bienes de consumo para hacer la vida de la gente más fácil? Porque él entendía que eso sería un dopaje y que el efecto de su toma sería, en primer lugar, de corta duración, y segundo, devastador. Durante la guerra con Hitler la URSS tenía un montón de carencias, pero a nadie se le pudiera ocurrir la idea de vender petróleo a Alemania.

Lo mismo es y aquí. Si uno realmente se propone construir el socialismo y recuerda las palabras de Lenin etc. de que o nosotros los venceremos o ellos (el imperialismo) nos vencerán – tu no puedes hacer las cosas que fortalezcan al enemigo más fuerte de lo que ellas fortalezcan a ti mismo. Pero si uno ha olvidado el objetivo principal y sólo quisiera ocultarse en su rincón filisteo (incluso cuando este rincón ocupa un sexto de la tierra) – tarde o temprano él acabará por ser aniquilado. Non progredi est regredi, como decían los antiguos. Eso es lo que le ocurrió a una parte considerable de la burocracia soviética.

Hasta A.Mikoyan, que tampoco era un gran teórico, escribía en 1929 al dictado de Stalin: “El monopolio del comercio exterior puede y debe maniobrar todos los recursos de la Unión Soviética en el mercado mundial de tal manera que ciertas fluctuaciones de su coyuntura no los quebren o cambien nuestros planes del desarrollo económico. La industrialización de nuestro país tiene que ir, en el cerco capitalista, hacia la reducción sistemática de nuestra dependencia del mercado [capitalista] mundial“.

En cuanto al “hacer la vida de la gente más fácil” – todo eso es, por supuesto, justo, pero sólo en el contexto del objetivo general. Stalin en 1935: “Por cierto, estos 3 mil millones de rublos en moneda extranjera, procurados por nuestra parsimonia austerísima y invertidos en la creación de nuestra industria – los pudiéramos gastar para importaciones de materias primas y el aumento de la producción de bienes de consumo. Eso también hubiese sido un “plan”. Pero con tal “plan” no hubiéramos tenido ni metalurgia ni construcción de maquinaria ni tractores y coches ni aviación y tanques. En este caso nos hubiéramos encontrado indefensos ante los enemigos exteriores. Hubiéramos socavado los fundamentos del socialismo en nuestro país. Hubiéramos caído prisioneros de la burguesía interior y exterior”.

Compare con lo que fue escrito más tarde en la Gran Enciclopedia Soviética con un entusiasmo sanaco: “El crecimiento del potencial económico y de las oportunidades de exportación permite aprovechar el comercio exterior cada vez más ampliamente para mejorar constantemente el nivel de vida del pueblo soviético. Para estos fines [la compra de bienes de consumo] se dirigen hacia dos quintos de todas las importaciones”.

Así, desde 1958 (y especialmente – desde principios de los setenta), la URSS comenzó a integrarse en el sistema económico mundial (en la persona de una parte de su burocracia), sentándose sobre “la aguja de petróleo”. Sin embargo, en aquellas condiciones la URSS podía integrarse sólo como un “apéndice de materias primas”. Pero los apéndices de materias primas no pueden tener el status de la gran potencia. Por lo tanto, tarde o temprano, algo tenía que desaparecer: o el status de la gran potencia, o la especialización en las materias primas.

Algunas cifras y gráficos para corroborar e ilustrar lo dicho:

Desde los treinta la URSS iba realizando su industrialización y por eso tenía una necesidad extrema de muchos productos que podrían ser adquiridos en el extranjero. Pero a pesar de eso:

Relación entre el valor de las exportaciones y el valor de la total producción bruta de la URSS, %:

urss_1

Índices de volumen físico de las exportaciones e importaciones de la URSS, % (1929 = 100%)

urss_2

Volumen del comercio exterior de la URSS, 1922-1981:

urss_3

Volumen específico de ciertas mercancías en las exportaciones, %:

urss_4

Extracción de petróleo (con condensate) en Rusia en 1950-1997:

urss_5

Extracción de gas natural en la URSS en 1922-1990:

urss_6

Las exportaciones de energía en los 1960-1993 aumentaron 46 veces, lo que sin embargo no condujo al incremento ni del fondo de salarios en el país, ni del fondo de ahorros. El intercambio de mercancías con el extranjero, a pesar de su aumento brusco en los años 1970-1985, no llegó a ser para la URSS un factor del crecimiento económico a largo plazo, pero continuó siendo aprovechado casi exclusivamente para “tapar los huecos” en la economía desequilibrada.

El intercambio comercial soviético con los países capitalistas desarrollados llegó en 1975 a 15,8 mil millones de rublos, superando el nivel del 1965 5,6 veces. La participación de estos países en el volumen de negocios de la URSS aumentó hasta 31%. NB: Enver Hoxha después de reunirse con Jruschev en 1954: “Involuntariamente hemos comenzado a preguntarnos ¿quiénes son los jruschevistas en realidad – comunistas o especuladores internacionales?

Para extinguir el descontento de la población y aumentar los ingresos presupuestarios, la URSS amplió en gran medida sus compras de bienes de consumo en el exterior que se vendieron en la Unión Soviética a precios relativamente altos. Para todo esto también se gastaban divisas acumuladas por el país. Cuando éstas ya no bastaban, la URSS comenzó a pedir y recibir creditos de los países occidentales. Fueron principalmente los créditos mercantiles, por medio de los cuales se compraban productos de los mismos países que habían concedido estos préstamos.

La revista “Fortune” escribía: es necesario le permitir a la URSS obtener divisas lo más posible porque finalmente estas divisas se utilizarán para las compras de maquinaria y tecnologías en el Occidente, por medio de los cuales se extraerán materias primas que también llegarán al Occidente.

Habiendo caído en la dependencia económica de sus ventas del petróleo y de las compras de grano, la URSS se le dio al cerco capitalista una palanca de presión sobre sí misma. Gorbachov en 1986: “Sí, compramos a montones en el extranjero. Compramos porque ya no podemos vivir sin ello”.

Elinmovilismo

Ahora, algunos trazos históricos ya de los tiempos de Brézhnev:

La reforma económica del 1965. Su ejecución significó una transición del curso arbitrario de Jruschov a la política con un carácter burgués evidente. Esta reforma reorientó la economía desde la planificación de reducción de los costes al sacamiento de ganancias. Empezaron planificar para las empresas ya no volúmenes naturales de producción y el crecimiento de la productividad del trabajo y de la calidad del producto, como antes bajo Stalin, sino volúmenes inflados en términos monetarios. Si en 1950 la reducción de costos en la industria fue 13,2 %, en 1960-1975 ella constituyó ya no más que 0,6%, en 1976-1980 – 0,08 %, en 1981-1985 – 0,3 % [?], y desde 1989, de hecho, fue establecido una economía no planificada. Debido a los vínculos económicos flaqueados, a la degradación general de la economía, en las repúblicas de la URSS germinaron ideas de independencia y soberanía política.

En 1985 la exportación del petróleo fue 6,5 veces más grande que en 1960 y constituyó 40% del valor de las exportaciones soviéticas. Para 1985 la participación de diferentes materias primas y artículos semifabricados en las exportaciones de la URSS llegó a 85%. Una parte de “petrodólares” se devolvía inmediatamente al Occidente en forma de compras de alimentos, bienes de consumo y maquinaria. Al mismo tiempo esto significaba un estancamiento y degradación de la construcción de maquinaria nacional, de la industria ligera, de la industria transformadora y de la agricultura. Para 1940 la URSS había logrado producir casi todo tipo de maquinaria y de productos técnicos que existían en el mundo. En los setenta fue decidido desasirse totalmente del desarrollo de muchos tipos de maquinaria y equipos para substituirlos por importaciones. La única especie de maquinaria a la que se le dedicaban atención fue la producción militar.

Comenzó a disminuirse la promedia esperanza de vida, desde 1966 para hombres y desde 1968 para mujeres. Si en 1964 ella constituía 70,4 años, en 1984 se redujo hasta 67,7 años.

Un tema separado sea el crecimiento de la economía subterránea, la concentración de recursos substanciales en los manos de sus representantes, lo que inevitablemente se traducía en pretensiones del poder.

En la política exterior (el llamado Détente) la URSS trataba de realizar un curso a la división del mundo en esferas de influencia con EE.UU, donde como el punto culminante se puede considerar la firma de la “Acta Final de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa” en 1975 en Helsinki.

Para 1985 la burguesía soviética redujo al absurdo la teoría comunista con la que había tratado de encubrir sus intereses de clase durante décadas. A lo largo de los 1950-1980 en la circulación oficialista se utilizaba una retórica pseudomarxista de la que estuvo desmedulada toda la esencia revolucionaria. Como ejemplos de esto pueden ser mencionadas las llamados concepciones del “socialismo desarrollado” y la de la “vía del desarrollo no capitalista”.

Las diversiones económicas a principios de los ochenta

En los setenta los EE.UU. se encontraron en crisis y tocaron el rumbo a la desindustrialización. Si en aquel momento la URSS hubiera realizado un arranque industrial, el Occidente tendría que o rendirse, ya que el bloque socialista lo desplazaba de los mercados mundiales (de lo que M.Thatcher dijo francamente en otoño del 1991 en su discurso en Houston) o iniciar una guerra mundial. Pero la URSS, donde el segmento soviético de la corporatocracia (un “bloque” de ciertas partes de burocracia, servicios especiales, jefes administrativos y del capital subterráneo) desempeñaba un papel cada vez más y más influyente, no realizó este arranque. Además, los ingresos de la venta del petróleo lo hicieron innecesario a los ojos de dirigentes. De tal manera la URSS perdió la ocasión de derribar su adversario.

La subida al poder de Reagan (o mejor dicho, de las fuerzas y intereses detrás de él) significó que la convivencia relativamente pacífica llegó a su fin debido a la lógica inexorable del sistema capitalista global. Un buen pretexto para empezar un juego activo contra la Unión Soviética fue Afganistán.

Del informe de la CIA “La dependencia de la potencia militar soviética de las relaciones económicas con el Occidente” (noviembre del 1981):

“Hasta un aumento pequeño de la economía soviética está vinculado en gran medida a la importación continua de los productos de maquinaria occidental, las importaciones de granos y equipos para el sector energético (tuberías y compresores para la industria de gas etc.). Lo más probable es que el crecimiento económico de la URSS en los ochenta, pronosticado al nivel de 2% cada año, será insuficiente para mantener la precedente tasa de crecimiento de los gastos militares, así como para mantener un aumento tangible del bienestar; además, muchos ciudadanos soviéticos suponen que su nivel de vida iba deteriorándose en los últimos años.

“En el período de los 1970-1980 las importaciones soviéticas aumentaron en su valor casi 8 veces y 4 veces en sus volúmenes. Una parte considerable de las importaciones soviéticas de medios de producción fue realizada por medio de creditos occidentales. Si el Occidente imponga control sobre las importaciones soviéticas, esto podría reducir significativamente los ingresos de divisas en la URSS. La parte de león de las exportaciones soviéticas se compone de portadores de energía y otras materias primas que en su mayoria van a los mercados de los países occidentales desarrollados, los cuales no pueden ser substituidos tan fácilmente por los mercados de países menos desarrollados. Si bien las exportaciones del petróleo pueden ser transferidas paulatinamente a los países del tercer mundo, dado que la coyuntura del mercado sería favorable, con las exportaciones de gas natural esto no será el caso”.

Del informe de la CIA “La dependencia de la economía soviética del Occidente” (enero del 1981):

Deudas de la URSS al Occidente en divisas, en millones de USD:

urss_7

“En 1981 las importaciones soviéticas de grano coincidieron con cifras récord de las importaciones de carne, azúcar, aceite, legumbres y harina y llegaron a casi USD 13 mil millones, lo que constituyó 40% de todos los gastos de divisas. […] El comercio entre la URSS y el Occidente, aunque tiene volúmenes considerables, no es tan importante para el Occidente como para la URSS. Las importaciones desde y exportaciones a la URSS en 1980 constituyeron respectivamente dos y tres por ciento del volumen total del comercio de los países de la OCDE. La participación de las exportaciones desde la URSS en las importaciones totales de la mayoría de países desarrollados varia de 0,7 % para los EE.UU. a 2,3 % para la República Federal de Alemania. […] En los 1971-1978, los préstamos occidentales condicionaban hacia 12% de las capacidades de importación soviéticas. Debido a la fuerte subida de los precios del petróleo y del oro en este período la URSS logró mantener un crecimiento constante de sus importaciones del Occidente sin aumentar su deuda neta”.

Estos y otros documentos de analistas occidentales demuestran que el Occidente estudiaba la Unión Soviética no en abstracto, como un científico, sino pragmáticamente, como un cazador que se interesa sobre todo por los puntos vulnerables de la víctima – “¿a dónde disparar?”. A.Zinoviev: “Durante la Guerra Fría en Europa occidental y sobre todo en EE.UU. fueron creados numerosos centros de investigación y servicios de inteligencia que empleaban a miles de colaboradores profesionales. Ellos creaban una “ciencia de cazadores a la bestia soviética.” En la URSS la creación de una investigación académica del Occidente moderno fue excluida por la ideología marxista dominante y la “ciencia de cazadores a la bestia occidental” se encontraba en un estado lamentable. Y eso fue uno de los factores de la derrota de la URSS”.

19 de enero del 1982 en la conferencia de CoCom (Coordinating Committee for Multilateral Export Controls) los Estados Unidos anunciaron un paquete de medidas económicas dirigidas contra la URSS. En primer lugar, se trataba de una prohibición de las ventas de tecnologías estratégicas a la URSS, inclusive las computadoras más modernas, equipos electrónicos, semiconductores y tecnologías de procesos metalúrgicos. Además, fue planificada una restricción de las construcciones de empresas industriales por las compañías occidentales en el territorio del bloque soviético. En segundo lugar, los EE.UU. propusieron que todos los contratos con los países socialistas en una suma superior a 100 millones de dólares se sometieran automáticamente a la aprobación de CoCom para que transferencias posibles de tecnologías secretos fuesen evitadas. La tercera propuesta era hacer una lista estrictamente confidencial de las tecnologías y de los productos cubiertos por el embargo.

De tal manera, si en 1975 en lista total de los productos industriales que se le vendían a la URSS por los Estados Unidos, 32,7 % eran productos de hi-tec, con la suma de aproximadamente USD 219 millones, en 1983 su volumen específico se redujo a 5,4 %, en la suma de USD 39 millones.

El Consejo de la Seguridad Nacional de EE.UU. trató de hacer imposible la obtención de creditos bancarios por la URSS. Según la nueva evaluación propuesta por Washington, el interés de créditos oficiales para las exportaciones de la URSS tuvo que ser al menos 11,25 %. Más tarde esta tasa se incrementó a casi 17 %. Las directivas firmadas por Ronald Reagan desde 1982 incluyieron un complejo de medidas apuntadas a la destrucción del enemigo principal, inclusive la restricción de las exportaciones de gas natural soviético al Occidente.

Pero el golpe más duro fue la caída de los precios del petróleo. Durante todos dos plazos de la presidencia de Reagan la Casa Blanca trataba de persuadir al Reino de Arabia Saudita a hacer bajar los precios del petróleo. Y en agosto del 1985, como lo describían periodistas occidentales, “un puñal fue clavado en el corazón de la economía soviética – Arabia Saudí abrió sus esclusas y inundió el mercado mundial con petróleo”. Si en noviembre del 1985 el precio del petróleo crudo fue $ 30 por barril, al cabo de cinco meses él bajó hasta $ 12. Esto significaba que la URSS perdió USD 10 mil millones, es decir, casi la mitad de todos los ingresos de divisas de sus exportaciones. En tal situación la dirección política de la URSS no encontró nada mejor que doblar las ventas del oro y tomarse nuevos préstamos. Además de esto, EE.UU. prepararon otro golpe económico – la devaluación del dólar. Debido a eso la URSS estuvo perdiendo cerca de USD 2 mil millones anuales más.

Precios de petróleo nominales y reales (USD 2008) en 1861-2006:

urss_8

La rebaja de los precios del petróleo produjo para la URSS más una consecuencia económica: se hicieron insolventes los principales compradores de armas soviéticas. Los ingresos de las ventas del petróleo en países como Irán, Irak y Libia rebajaron en el primer semestre del 1986 casi a mitad. Debido a esto, las ventas de armas soviéticas a ellos cayeron en el mismo año en promedio por 20% o USD 2 mil millones.

El bluff de Reagan con Strategic Defense Initiative (Star Wars) asustó mucho a los dirigentes soviéticos y también añadió más leña al fuego. Sin embargo, las cifras de los gastos militares soviéticos que citan expertos de la CIA no corroboran las afirmaciones de que “la URSS no logró aguantar la carrera de armamentos”. Por ejemplo, a principios de los cincuenta la URSS gastaba para los fines militares 15% de su PIB, en 1960 – 10% y en 1975 – 6%.

“Perestroika” como golpe de gracia

Sin embargo, incluso con todo el ataque masivo del Occidente contra la URSS en los ochenta, es difícil de percibir en los informes de analistas occidentales algunas expectativas del derrumbe de la URSS en un futuro próximo. Y aquí, sin alguna duda, un papel decisivo jugaron las actividades de Gorbachov y su compañía (Yakovlev, Shevarnadze etc.). En esta historia todavía hay más preguntas que respuestas, pero la esencia del proceso se puede resumir de la siguiente manera.

Cuando después de la muerte de Stalin la burocracia se vio salvada de las purgas etc., comenzó una fusión de los funcionarios del PCUS con los dirigentes administrativos. Este proceso se intensificaba en los cincuenta y sesenta y llegó a su punto culminante en los setenta. En el curso de este proceso las élites partidistas y económicas se unían con la economía subterránea lo que resultó en la aparición de clanes. Debido a la integración de ciertos sectores de la burocracia soviética en el mercado mundial (principalmente a través del comercio de materias primas), se intensificó el proceso de la formación de un grupo social que se sintió apretado en los límites de la sociedad soviética. Miles de millones de petrodólares fáciles de los setenta aceleraron este proceso. La situación “poder sin propiedad y sin posibilidad de transferir legalmente sus bienes y status por herencia” ya no satisfacía la burocracia soviética.

En los setenta fueron creadas varias organizaciones, cuya rol en la capacitación de los futuros líderes de “perestroika” aún no ha sido evaluado plenamente. Entre ellos, en primer lugar, hay que destacar el Instituto Internacional del Análisis Aplicado de Sistemas (IIASA) (establecido en 1972 para coordinar los intereses de diferentes segmentos de la corporatocracia global) y su “filial” en la URSS – Instituto Nacional de Investigación Científica de Estudios de Sistemas (establecido en 1976).

Describir las aparentes absurdidades y imprudencias de los 1985-1991 se puede infinitamente, por eso voy a mencionar sólo algunos “fenómenos” económicos.

En enero del 1987 fueron levantadas las restricciones en el comercio exterior – aquellas restricciones que protegían del colapso el mercado interior de la URSS. Desde entonces les fue permitido a empresas y individuos exportar todos las mercancías deficientes – alimentos, materias primas, electrónica, energía etc. El decreto de septiembre del 1987 hasta hizo tales exportaciones obligatorias. Debido a la “Ley de Cooperativas” del 1988, adjunto a las empresas estatales y los consejos (sóviets) locales surgió rápidamente una red de cooperativas y empresas mixtas dedicadas a la exportación de bienes al extranjero, lo que redujo drásticamente abastecimientos del mercado interior. Inmediatamente enormes activos materiales fueron “chupados” de la URSS, los estantes de las tiendas resultaron vacíos, surgió la carencia. Así, sólo en 1988 las personas particulares exportaron al extranjero unos 500 000 televisores en color y cerca de 200 000 lavadoras.

El siguiente paso, de acuerdo con la “Ley de Empresas (Asociaciones) Estatales” del 1987, fue la permisión de convertir los pagos no monetarios en dinero efectivo (cash). Eso fue el primer paso hacia la privatización del sistema bancario de la URSS.

Se inició la estimulación más posible del comercio pequeño – es decir, la “Deklassierung” de los trabajadores y su conversión en especuladores pequeños. Millones de sujetos desclasados se echaron a exportar todo lo que podían alcanzar. Por ejemplo, en aquellos días en el Congreso de los Diputados del Pueblo estalló un escándalo en torno de la ausencia de la pasta de dientes. Los diputados populistas prefirieron no aclarecer las causas de tal ausencia sino simplemente decidieron comprarla en el exterior en la suma de USD 60 millones. En Francia, de donde esta pasta fue importada, ella costaba 15 francos. En la URSS ella se vendía por 1 rublo. Claro que toda esta pasta de 60 millones de dólares se volvió inmediatamente al extranjero.

Las nuevas regulaciones aduaneras del 21 de julio del 1989 levantaron todas las restricciones de la exportación del oro soviético y piedras preciosas. Oro fue echado en el mercado interior en los tamaños increíbles hasta entonces y luego, siendo comprado a precios internos de la URSS, se exportaba al extranjero, donde fue vendido a precios mundiales. En 1985 las reservas de oro de la URSS constituyeron 2 500 toneladas. En 1991 ellas se redujeron hasta 250 toneladas. Además de estas 2 250 toneladas “desaparecieron” también unas 1 500 toneladas adicionales que habían sido extraídas en los 1986-1990. Para información: en aquellos días un gramo de oro costaba en la URSS cerca de 50 rublos, mientras que en el mercado mundial – 13 USD (es decir, hacia 410 rublos al tipo de cambio del mercado subterraneo en 1991).

Ocurrió un aumento drástico de los ingresos personales sin ninguna relación entre éstos y la producción, lo que causó un desequilibrio entre los ingresos de la población y la oferta de bienes. El crecimiento anual de los ingresos de la población constituyó en los 1981-1987 en promedio 15,7 mil millones de rublos, y en los 1988-1990 ya ascendió a 66,7 mil millones de rublos. Sólo en el primer semestre del 1991 los ingresos monetarios de la población aumentaron en 95 mil millones de rublos (mientras que el salario en la producción creció no más que en 36 %). Tal crecimiento drástico de ingresos en el fondo de la reducción simultánea de inventarios en el comercio condujo al colapso del mercado de consumo (“mercancías se esfumaron de los estantes”). Fueron introducidas libretas de racionamiento para los alimentos básicos, las importaciones se aumentaron bruscamente lo que llevó a una enorme deuda exterior.

La campaña contra alcohol, lanzada en mayo del 1985, también contribuyó al aumento del déficit presupuestario. La reducción de las ventas de vodka y de los ingresos presupuestarios de esta fuente fue compensada plenamente por su fabricación en la economía subterránea. Además de un golpe fuerte a las finanzas estatales, esto condujo a la formación de una poderosa criminalidad organizada de nueva generación, la que se precipitó activamente a la vida política.

De tal manera, el terreno para la revuelta estuvo preparado. La población, encabronada por estas “reformas”, por supuesto, estuvo lista para “los cambios”; además de esto, las ideas implantadas en la conciencia de masas sobre el paraíso occidental condicionaron el apoyo para Yeltsin. La resaca llegó más tarde…

Anuncios

Un pensamiento en “El derrumbe de la URSS (curriculum mortis)

  1. Sergio junio 29, 2013 en 11:57 pm Reply

    El desplome. Entrevista a Serguei Kará-Murzá:
    …Yo creo que era un efecto psicológico, aunque no por eso menos importante. Los viejos que gobernaban no le prestaban atención a ese efecto, su tipo de mentalidad era aún un poco campesina. Miraban cómo comía la gente y como comía bien, pensaban que el jamón era un capricho. Pero no era así, la gente necesitaba también el escaparate. En casa tenían todo lo necesario, pero querían también el escaparate.
    … Mucha gente se sentía oprimida con la vida soviética sin entender muy bien porqué. Lo que realmente necesitaban era el perfil de consumo internacional, de consumo material y cultural que se ha impuesto en la sociedad moderna y urbana. Querían disfrutar de la vida igual que en Occidente. No estábamos tan desarrollados como para montar la sociedad de consumo, pero nadie lo explicaba. Los viejos no entendían siquiera las causas de este malestar general de los jóvenes, y la gente creyó la propaganda de que el capitalismo es bueno porque evita los sufrimientos masivos. Y se podrían comprar unas botas o cualquier otra cosa… Es así como vamos a mejorar el sistema, les decían, con la Reforma. Se mantendrán todas las estructuras que protegen a las masas del sufrimiento, y a la vez los lujos a la occidental serán accesibles… Este es un mito elaborado ya con la ayuda intelectual de Occidente.
    —¿Y las libertades, el ansia de libertad de los jóvenes no contaba?
    —Eso se les dio como explicación. Se llama canalizar el disgusto hacia determinados objetivos. Sabemos que la primera libertad de la que se hablaba era el pluripartidismo, muchos partidos, muchas ideas… Y cuando fue derribado el régimen soviético resultó que no se formaron partidos. Los partidos que hay realmente están hechos con cuatro gatos, creados artificialmente desde la administración. Y si se forma algo parecido al partido es la copia del PCUS. Para formar un partido hay que tener una base con cierta cultura, con cierto proyecto social, cultural, etc.

    La “democratización” de Rusia en cifras y gráficos. Gráficos para la 3a edición del libro de Serguei Kara-Murza “La manipulación de la conciencia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: