Olvidando diferencias

Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. (J.L.Borges. Funes el memorioso)

Enver Hoxha, el 1 de noviembre de 1981, sobre “el país equis” [toda la negrita es mía, así como los cortes; véase más aquí]:

“Ahora todos somos testigos de esta profunda transformación contrarrevolucionaria que se ha producido en [el país equis]. Sólo la burguesía y el imperialismo la presentan como un país comunista. Al presentar [al país equis] capitalista de hoy como un país socialista, pretenden desacreditar al marxismo leninismo y al verdadero socialismo. El revisionismo [en el país equis] es la ideología y la política del capitalismo de Estado que domina toda la vida del país. El retroceso [del país equis] al capitalismo no podía sino tener sus propias peculiaridades y el régimen capitalista no podía sino asumir allí formas específicas. Estas peculiaridades y formas son determinadas por el hecho de que el capitalismo fue restaurado allí como consecuencia del derrocamiento del socialismo, como un proceso regresivo, diferente al del capitalismo de tipo clásico que llega tras el derrocamiento del régimen feudal, como un proceso progresivo. La peculiaridad fundamental de esta clase de capitalismo es que se mantienen en él numerosas formas socialistas de propiedad, de organización y dirección, pero su contenido ha cambiado radicalmente. Los medios de producción en [el país equis] son hoy en realidad propiedad capitalista estatal o colectiva, porque son utilizados en interés de la nueva clase burguesa que detenta el Poder, por ser precisamente esta clase la que se apropia del trabajo de los obreros y los campesinos.

“Las antiguas leyes, tradiciones y prácticas fueron sustituidas por otras nuevas, que dejan las manos libres a la burocracia del Estado y del partido para expresar e imponer sin trabas su propia voluntad. Las nuevas competencias que ella adquirió sobre la base de las reformas económicas, fueron aprovechadas para garantizar y ampliar los ingresos y los privilegios de las diversas castas dirigentes, para conservar el Poder y defenderse del descontento y las revueltas de la clase obrera y del resto de las masas trabajadoras. Es cierto que se mantuvo la propiedad estatal y las fábricas no fueron distribuidas a propietarios privados; los koljóses continuaron siendo explotaciones colectivas comunes y los bancos no fueron entregados a los accionistas, pero lo que cambió fue la distribución del producto social, su destinación. A pesar de que se dice que se aplica el principio de la remuneración según el trabajo, los diferentes grupos de la nueva burguesía se apoderan en realidad de la plusvalía creada por los obreros y los campesinos. Toda esta rapiña es presentada como una especie de estímulo material para alentar la actividad productiva, el trabajo científico y la creatividad artística, etc.

“En realidad es una explotación típicamente capitalista. Para abrir el camino a la restauración del capitalismo, los revisionistas [del país equis] golpearon las tesis fundamentales de la teoría marxista leninista sobre la producción de mercancías y la acción de la ley del valor en el socialismo. Identificaron en la teoría y en la práctica la producción socialista de mercancías con la producción capitalista. Sobre esta base reformaron todo el mecanismo económico. Gradualmente las empresas económicas y también un considerable número de instituciones alcanzaron una mayor independencia respecto a los planes del Estado. A los dirigentes de las empresas y de las diversas instituciones se les concedieron grandes derechos y poder para dirigir y manipular la producción y la distribución, para contratar y despedir obreros, repartir los beneficios, etc. Se limitó la financiación estatal centralizada a las empresas existentes y se fue ampliando gradualmente la práctica de la autofinanciación y la utilización de créditos. […]

“En [el país equis] conviven el centralismo burocrático de tipo monopolista y el amplio liberalismo económico en la base. Se ofrece la imagen de una dirección planificada de la economía, mientras en la práctica tienen campo libre de acción las leyes y las categorías económicas del modo capitalista de producción. El consumo parasitario ha adquirido proporciones sin precedentes. La proporción entre la remuneración de los obreros y los administradores burócratas y tecnócratas de la producción, sobre la base del sueldo nominal, es de 1 a 10, pero con los ingresos a título de distribución de los beneficios, las múltiples recompensas, los innumerables privilegios, etc., esta proporción se agranda mucho más. […] En unas condiciones en las que el salario por el valor de la fuerza de trabajo está formado en un 35-40 por ciento por la distribución de los beneficios y de manera descentralizada, en que las normas de trabajo no son únicas y se aplican igualmente de manera descentralizada, en que el estímulo material en beneficio de la nueva burguesía tiene prioridad absoluta […], la sociedad en esencia ha perdido el verdadero control sobre la medida del trabajo y del consumo, que constituyen dos llaves fundamentales para una economía socialista. Todo esto y una serie de medidas de carácter capitalista, que fueron pregonadas como desarrollo creador de la teoría y la práctica económica marxista leninista, tenían por objetivo desmantelar las bases de la economía socialista y lo consiguieron.

“Las consecuencias de esta línea se observan en la vida diaria del pueblo [del país equis]. En el mercado existe carencia de artículos de primera necesidad, han aumentado la inflación, el desempleo, la fluctuación de la fuerza de trabajo, se registran alzas declaradas y no declaradas de los precios de los diversos productos. Se ha ampliado el sector privado de la economía, se ha abierto las puertas al capital monopolista extranjero, florece el mercado negro, la especulación, los abusos, el soborno y los fraudes. La realidad [del país equis] de hoy confirma que el progreso no avanza hacia la “desaparición de las diferencias de clase” ni hacia la “creación de una nueva unidad social”, como propagan los revisionistas [del país equis], sino hacia una profunda diferenciación social entre la nueva clase burguesa, integrada por la capa de burócratas y tecnócratas, y las amplias masas trabajadoras, que están en la situación de una fuerza simplemente productiva. El foso que los separa se profundiza continuamente a medida que aumenta el grado de explotación de los trabajadores y crecen los beneficios de la burguesía.

“Esta situación ha creado toda una ideología y una política que justifican y defienden este nuevo sistema de explotación capitalista. El Poder de los soviets ha dejado de ser de los soviets, de los obreros y los campesinos. Se ha desprendido de ellos y ha llegado a ser como una fuerza independiente y extraña a ellos. Incluso desde el punto de vista formal los revisionistas [del país equis] han proclamado la liquidación de la dictadura del proletariado, le han puesto al Estado el nombre de todo el pueblo para ocultar el hecho de que ya no es del pueblo, sino una dictadura de la nueva burguesía [del país equis]. […] El Estado, que tiene en sus manos los principales medios de producción y dirige toda la economía, se ha transformado en representante y defensor de los intereses de la clase dominante.

“Los revisionistas [del país equis], a fin de conservar su máscara socialista y “demostrar” que [el país equis] es un país socialista, dicen que allí existe un solo partido, que es un partido comunista y que su función dirigente ha sido sancionada en la Constitución. El hecho de que exista un único partido dirigente y de que sea reconocido por la ley su poder exclusivo, no le hace comunista. Son muchos los países burgueses en los que existe un solo partido dominante. El carácter de un partido político no lo determina su posición en el Estado. El carácter de un partido lo determina ante todo la clase a que pertenece y a quien sirve, la ideología por la que se orienta y la política que practica. El Partido Comunista [del país equis] es actualmente el representante directo de la clase burguesa en el Poder, ejerce el poder en su nombre, sirve al desarrollo y fortalecimiento del régimen capitalista restaurado. No tiene de comunista más que el nombre. […]

“La política revisionista y capitalista que se aplica en [el país equis] ha resucitado los viejos demonios […], como la opresión nacional, el antisemitismo, el racismo […], el misticismo religioso […], el culto a las castas militares, el aristocratismo de la intelectualidad, el chovinismo burocrático, etc. Las teorías de los revisionistas [del país equis] sobre la supuesta creación de una “nueva comunidad histórica”, del “pueblo […] únido”, han sido inventadas precisamente para ocultar esta realidad llena de profundas contradicciones sociales, nacionales y de clase. Quien domina hoy en [el país equis] es la fuerza del ejército [del país equis]. […]

Las máscaras socialistas y comunistas que aún pretenden conservar los revisionistas [del país equis], se van cayendo ante su realidad capitalista […]. Cuánto tiempo continuará haciendo efecto el gran engaño del pueblo [del país equis] que cree vivir en el socialismo, hasta cuándo la clase obrera [del país equis] continuará viviendo de ilusiones, eso depende de muchos factores, internos y externos. […] Ni siquiera [el país equis] es aquí una excepción, a pesar de que en la imagen externa parezca el más estable de ellos. Las llagas que ha abierto la restauración del capitalismo, sólo podrán curarse con el derrocamiento del revisionismo y la restauración del socialismo”.

[Comprender las Divergencias Sino-Albanesa / Informe del Comité Central del Partido del Trabajo de Albania, presentado en el Octavo Congreso de PTA el 1 de noviembre de 1981, edición digital, p.82-86.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: