E pluribus unum

Ref.: http://jovencuba.com/2014/01/08/2014-ano-de-la-moneda-decisiva/

==la URSS, que era el epìtome del socialismo, y desapareció por ser una forma de producir disfuncional. ==

Perdone, pero cada vez que yo leo o escucho las palabras “el socialismo no funciona” o algo así, mi mano se extiende a… algo pesado. A “Das Kapital”, por ejemplo : ) ¿Acaso Usted no se percata de que este frase está privada de algún sentido hasta desde el punto de vista de la lógica formal? En la misma medida que, por ejemplo, la frase “El hombre es una mierda”. O “lo que este chófer borracho quebrantó su carro, demuestra que los carros no funcionan”.

¿Qué es este “el socialismo”, en general? Como Usted debe de saber, en su Manifiesto del Partido Comunista Marx y Engels ya en 1848 analizaron en breves palabras al menos 5 socialismos: el feudal, el pequeñoburgués, el alemán o “verdadero”, el burgués o conservador, el crítico-utópico. Cuántos “socialismos” han aparecido (tanto en teoría como en la práctica) desde aquel entonces, hasta no lo me puedo imaginar.

La frase “la URSS, que era el epìtome del socialismo” también no tiene ningún sentido – aparte la desacertada palabra “epìtome” – porque había al menos 2 URSSes que eran antagónicas en las cuestiones fundamentales: la de Lenin/Stalin y la de Jruschov/Brezhnev. ¿Usted quiere decir que la primera era disfuncional económicamente? Bueno, le invito a Usted a argüir este enunciación, por muy desagradable que me sea ver a un hombre joderse en público : )

En cuanto a la segunda URSS – ¿Usted cree que ella era un (o “el”, según Usted) socialismo? ¿Solo por aquel razón que se proclamaba como tal? Bueno, entonces me autoproclamo Enrico Caruso y conque le doy el argumento contundente de sostener que Caruso no sabe cantar. La vieja broma a propósito. Un judío al otro: “Sabes, no me gusta este Caruso vuestro” – “Oh, ¿lo has oído cantar?” – “A él, no, propiamente, pero Rabinovich me lo ha tarareado”.

El problema es que la gente en su abrumadora mayoría prefieren oir no a carusos sino a rabinoviches. A propósito practico un entretenimiento desde un rato – preguntar a ex-soviéticos sobre sus nociones acerca del socialismo etc. Pues, si la risa prolonga la vida, debo de haber prolongado la mía considerablemente. El nivel de la comprensión muy semejante a la de aquella guajira que dijo, asustada, que el Che no podía ser un comunista porque era un hombre bueno. Lo más triste en todo eso que mi propio nivel de la comprensión está lejos del satisfactorio por ahora – qué hablar de… O no, lo que es aún más triste es que el dicho nivel de muchos cubanos está lejos del necesario – por lo que puedo ver, por supuesto, a través de la lente deformada de la blogoesfera.

A mi modesto juicio, el lema “Seremos como el Che” debe presuponer al menos algunos conocimientos de lo que pensaba el Che, propiamente. Y sobre el “socialismo” de la segunda URSS él pensaba (y escribía) bastante definidamente – en sus Apuntes Críticos, Cuadernos de Praga etc. Y ojalá alguien me persuadiera de lo que sus reflexiones de estos obras no tengan nada que ver con la Cuba contemporánea. Voy a aducir aquí sólo unas pocas (véase las referencias en google).

–“Este mundo del Este [la URSS y sus aliados en Europa] fracasó, pese al poderío tecnológico e industrial y a ese ejército rojo que pasea sus misiles nucleares en cada 7 de noviembre. Se pudre en el tedio y en el peor triunfo del individualismo pequeño burgués. Este mundo jamás podrá superar con sus burócratas y sus millones de ganapanes desganados al de los empresarios occidentales con su libertad de mercado y su poderío financiero. Con su demoníaco poder de egoísmo. Esto no es socialismo, sino un fracaso en el camino al socialismo”.

–El Che define la doctrina jrucheviana de “cooperación pacífica entre los pueblos” como “una de las tesis más peligrosas de la URSS”.

–El Che se tomaba bien en serio la advertencia metodológica que Marx plantea en El Capital cuando dice que “la mercancía es la célula básica de la sociedad capitalista”. Si sobrevive durante la transición socialista e, incluso, si es alentada a que crezca en nombre del “socialismo mercantil”, a largo plazo eso conlleva darle un nuevo impulso al capitalismo que, como el ave Fénix, renace de sus cenizas, aunque haya sido políticamente derrocado mediante la toma del poder por los revolucionarios.

“…así quedó constituido el gran caballo de Troya del socialismo: el interés material directo como palanca económica”.

Otras citas (tomadas, principalmente, de “Che, El camino del fuego” por Orlando Borrego:

“Negamos la posibilidad del uso consciente de la ley del valor, basado en la no existencia de un mercado libre que exprese automáticamente la contradicción entre productores y consumidores […] La ley del valor y el plan son dos términos ligados por una contradicción” (Che Guevara: “Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento [febrero de 1964]

“Puesto que una empresa que funciona sobre la base de la demanda del público y mide su ganancia y su criterio de gestión con relación a eso no es ni un secreto ni una rareza; es el proceder del capitalismo […] Esto está sucediendo en algunas empresas de la Unión Soviética; son algunas experiencias particulares y no pretendo de ninguna manera probar con esto que en la Unión Soviética exista el capitalismo. Quiero decir simplemente que estamos en presencia de algunos fenómenos que se producen porque existe crisis de teoría, y la crisis teórica se produce por haber olvidado la existencia de Marx…”

“Creemos importante la tarea porque la investigación marxista en el campo de la economía está marchando por peligrosos derroteros. Al dogmatismo intransigente de la época de Stalin, ha sucedido un pragmatismo inconsistente. Y, lo que es trágico, esto no se refiere sólo a un campo determinado de la ciencia; sucede en todos los aspectos de la vida de los pueblos socialistas, creando perturbaciones ya enormemente dañinas pero cuyos resultados finales son incalculables”.

“Todo parte de la errónea concepción de querer construir el socialismo con los elementos del capitalismo sin cambiarles realmente la significación. Así se llega a un sistema híbrido que arriba a un callejón sin salida o de salida difícil perceptiblemente, que obliga a nuevas concesiones a las palancas económicas, es decir, al retroceso“.

“Con la aparición y el desarrollo del tipo socialista de economía surge y comienza a actuar la Ley Económica Fundamental del Socialismo. Esto se expresa, en primer lugar, en el cambio radical operado en cuanto al fin de la producción; en el sector socialista, la producción se lleva a cabo, no con el fin de obtener la ganancia capitalista, sino con el de elevar el bienestar material y el nivel cultural de los trabajadores, con el fin de construir el socialismo”.

“Hay un error de información consistente en dar como éxito la roturación de las tierras vírgenes, pero mucho más importante es el error de complejo de inferioridad ideológico que consiste en poner todos los esfuerzos en alcanzar en determinados rubros a los Estados Unidos. Este error fue cometido también por China, que se puso la meta más modesta de alcanzar a Inglaterra, pero después se rectificó, ya sea que vieron el error cometido, o no pudieron lograr los objetivos. Nadie puede poner metas de pan y cebolla para llegar al comunismo; a un determinado nivel de desarrollo (elástico) de las fuerzas productivas con un nivel de conciencia de las masas (en el marco de la socialización total de los medios de producción) se alcanza el comunismo”.

“…el internacionalismo es reemplazado por el chovinismo (de poca potencia o pequeño país) o la sumisión a la URSS manteniendo las discrepancias entre otras democracias populares”.

El interés personal debe ser el reflejo del interés social, basan en aquel para movilizar la producción es retroceder ante las dificultades darle alas a la ideología capitalista. Es en el momento crucial de la URS saliendo de una guerra civil larga y costosa, cuando Lenin, angustiado ante el cuadro general, retrocede en sus concepciones teóricas y el comienzo de un largo proceso de hibridación que culmina con los cambios actuales en la estructura de la dirección económica”.

Anuncios

11 pensamientos en “E pluribus unum

  1. istvan abril 28, 2014 en 7:30 pm Reply

    “el socialismo no funciona” es la salida facil de los anticomunistas y la funadamentación, igual de facil, es precisamente la desintegración de la URSS. Eso es todo cuanto tienen que decir los defensores del capitalismo.

    • Bersergio abril 28, 2014 en 11:00 pm Reply

      De mi viejo comentario en “La joven Cuba”:

      “Usted se ha dado cuenta muy oportunamente, cuando corregió “el comunismo no funciona” por “nadie ha sabido hacerlo funcionar”. Primero, está claro que un problema es en lo que nadie ha sabido hacerlo funcionar (yo sustituiría la palabra “funcionar” por “desarrollarse” porque “funcionar” tergiversa todo el sentido de esta proeza) – pues si alguien hubiese sabido hacerlo funcionar, esto ya no sería el problema con el comunismo para Usted : ) Segundo, no tiene ningún sentido decir “el comunismo no funciona”, a secas. Imaginémonos que hemos estado viajando en una guagua que ha parado de repente. Si a nuestra pregunta “¿Qué pasó?” el conductor nos responde indeterminadamente “La guagua no funciona”, eso significará que él no comprende nada en las guaguas; y si él es tan ignorante, ¿para qué nos puede servir su juicio? El conductor experto (cuyo juicio pueda ser de interés) debe saber decir qué exactamente no funciona y por qué, por lo menos. Por ejemplo: el guagua no funciona porque le falta la pieza equis, así que bajad, por favor. O: el guagua no funciona porque alguien le metió una manzana en la tubería de escape, ahora la sacamos y seguimos viajando. Algo así.”

      ==la funadamentación, igual de facil, es precisamente la desintegración de la URSS==
      Eso es muy gracioso de su parte de ellos: lo que la URSS se desintegró en 1991, esto quiere decir que “el socialismo no funciona”, pero ¿qué quiere decir entonces el hecho de que ella no se desintegró en 1919, en 1937, en 1941 y otros 74 años y pico de su existencia? Eso es como decir: miren, este hombre murió en sus 74 años, de lo que se desprende sin duda alguna que hombres no son viables (que sus organismos no funcionan para vivir) – así que vamos a seguir siendo monos. Pues que sigan…

  2. istvan abril 28, 2014 en 7:52 pm Reply

    Escribe Bersergio:
    “Y ojalá alguien me persuadiera de lo que sus reflexiones de estos obras no tengan nada que ver con la Cuba contemporánea.”
    Yo tambien tengo mis dudas puesto que todo cambio genera incertidumbre, desconfianza, temor y resistencia. Pero lo que me da un poco de confianza es, en primer lugar, que los cambios estan siendo liderados por una figura histórica, uno de los principales protagonistas de la Revolución cubana: Raúl Castro. Yo esperaría una traición a los principios del socialismo de cualquier persona menos de los líderes históricos. En segundo lugar, estan los lineamientos aprobados en el último congreso del partido comunista de cuba, que ponen a la empresa estatal y la planificación como garantes del sistema socialista. Es cierto que el papel lo aguanta todo, `pero también es cierto que nuestra economía estaba muy centralizada y en algunos renglones la cosa no estaba funcionando.

  3. istvan abril 28, 2014 en 7:55 pm Reply

    Escribe Bersergio:
    “Y ojalá alguien me persuadiera de lo que sus reflexiones de estos obras no tengan nada que ver con la Cuba contemporánea.”
    Yo también tengo mis dudas puesto que todo cambio genera incertidumbre, desconfianza, temor y resistencia. Pero lo que me da un poco de confianza es, en primer lugar, que los cambios están siendo liderados por una figura histórica, uno de los principales protagonistas de la Revolución cubana: Raúl Castro. Yo esperaría una traición a los principios del socialismo de cualquier persona menos de los líderes históricos. En segundo lugar, están los lineamientos aprobados en el último congreso del partido comunista de cuba, que ponen a la empresa estatal y la planificación como garantes del sistema socialista. Es cierto que el papel lo aguanta todo, `pero también es cierto que nuestra economía estaba muy centralizada y en algunos renglones la cosa no estaba funcionando.

    • Bersergio abril 28, 2014 en 11:01 pm Reply

      Raúl no es Dios, y el poder siempre es una cosa colectiva, siempre se tiene que compartirlo. Es la comitiva que hace al rey, como se dice. Y a esta comitiva la hacen sus subcomitivas etc.

      ==nuestra economía estaba muy centralizada==
      ¿Muy centralizada o mal centralizada?
      Por cierto, debes conocer cómo andan las cosas mejor que yo, aunque yo tambíen oía de ciertas “supercentralizaciones”, como fueron las de limpiabotas o algo parecido. Es cierto, que no todo debe ser “centralizado” y/o planificado ni puede serlo, en virtud del nivel dado del desarrollo del sistema económico o sus subsistemas – pues bien, aquí hay que hablar a partir de ejemplos concretos.

      • istvan abril 29, 2014 en 8:14 pm Reply

        Raúl no es Dios y yo no lo considero como tal. Pero es la coherencia de sus ideas y convicciones lo que me hace confiar. Sobre compartir el poder, o sea, democratizar el poder, se habían anunciado reformas a la Constitución. Muchos juristas han planteado la necesidad de tomar como referencia lo que se ha llamado el Nuevo Constitucionalismo Latinoamericano, encabezado por la Constitución de Venezuela, la de Ecuador y la de Bolivia. Las Constituciones de estos países dan plenos poderes a todos los actores sociales: hispano descendiente, afro descendientes e indígenas. Un ejemplo de ello son las leyes de telecomunicaciones que democratizan el espectro de ondas radiales y los distribuye entre los actores sociales en por cientos.

        • Bersergio abril 30, 2014 en 12:17 am Reply

          ==Sobre compartir el poder, o sea, democratizar el poder==
          Yo quería decir otra cosa: siempre hay que compartirlo con un “círculo próximo” o con quienes te llevaron al poder a cambio de ciertas promesas, “dividendos” etc. Ahora no estoy hablando de Raúl, más bien en general. Por supuesto, Raúl tiene ciertas ventajas al respecto (prestigio, experiencias, apoyo popular etc.), pero incluso para él el poder no es “one man show”. Incluso sátrapas orientales y otros “ungidos de abolengo divino” no tuvieron tal lujo (de gozar de un poder unipersonal), siempre tenían que considerar a su “ambiente” (hubo excepciones como Calígula con sus caballos como senadores, pero duraban no tan largo y terminaban de un modo bastante triste).

      • istvan mayo 1, 2014 en 4:46 pm Reply

        Tu me preguntabas sobre la economía cubana: “¿Muy centralizada o mal centralizada?”. Yo no soy económico, pero desde mi modesto criterio creo que la economía cubana estaba muy centralizada y también mal centralizada. Esto lo escribo sin ánimo de juzgar o cuestionar. Los cambios actuales demuestran que la hubo una centralización excesiva. Hasta los carritos de granizado eran propiedad del Estado. El granizado es un vaso lleno de escarcha y refrigerio. La ¿relación? Centralización/ Planificación estuvo muy desbalanceada. Pero esto te lo está diciendo un simple ciudadano de a pie, alguien que no conoce el problema real de la economía cubana y sus interioridades.

        • Bersergio mayo 21, 2014 en 1:11 am Reply

          A ver, tampoco tengo el diploma de un Economista Omnisciente : ) A propósito, ¿puedes decir, cuándo en Cuba comenzó a estilarse ese “de a pie”? a mí me parece bastante sintomático este giro…
          En cuanto a los medios de granizado etc.: voy a tratar de esbozar en breves palabras y muy esquemáticamente cómo lo veo todo esto yo. Para mi una economía socialista/comunista no puede estar muy/excesivamente centralizada, siempre que no está mal centralizada. Parece ser un sofisma un poco, pero… Estoy completamente de acuerdo con Ernesto Guevara y otros en que uno de los sentidos más fundamentales de toda esta insolencia llamada socialismo/comunismo consiste en organizar (“intencionar”, proyectar etc.) la vida ecónomica sobre las bases menos gastadores (omito aquí los aspectos moralmente devastadores y otros) que ostenta la anarquía de la producción capitalista. Por eso para mí el grado de centralización, en principio y al estar correctamente concebido, no es más que el grado de la susodicha “intencionación”, es decir, de la organización premeditada y orientada a un nivel algo más alto que el de pequeños propietarios de carritos de granizado. Así que cuanto más “centralización” tanto mejor, en principio – pero, ojo, esto no es un precepto universal para todos los casos de la vida sino más bien un ideal, un rumbo del desarrollo deseado.
          En la práctica siempre hubo, hay y creo que habrá ciertas condiciones que no permiten organizar los vaivenes económicos a un nivel más alto mejor que éstos se organizan a un nivel más bajo. Mientras que en los tiempos de las URSS entre tales resticciones figuraban, por ejemplo, los banales límites técnicos de recursos calculadores, ahora tales constreñimientos, técnicamente, ya casi se pueden resolver – pero quedan otros. Así que en ciertos casos sería mejor bajar la “intencionalidad” ecónomica del nivel X+1 al nivel X (o dejarla al nivel X), por ejemplo, al nivel del vendedor de granizado de marras. Pero tal bajamiento no debe ser percibido como algo absolutamente positivo, como todo un alcance del pensamiento nuevo ecónomico, sino como un “mal” inevitable aquí y ahora, un obstacúlo que debe ser zanjado, y cuanto más rápidamente tanto mejor. Pero “zanjado” no quiere decir “despojar burda y burocráticamente a este vendedor de granizado de su discrecionalidad económica y delegarla en los niveles más altos posibles, según el principio “el arte por el arte””. Claro que no, por “zanjar” se entiende aquí “delegarla en un nivel más alto sólo cuando en este nivel la susodicha discrecionalidad económica pueda funcionar mejor que a un nivel inferior”.
          Uff, bastante difícil hablar sobre estos temas con mi nivel del español y mi cerebro ya semi-durmiente 🙂
          Saludos

  4. istvan mayo 26, 2014 en 12:18 am Reply

    ¿puedes decir, cuándo en Cuba comenzó a estilarse ese “de a pie”?

    Es de muy reciente uso esa frase. No lo puedo asegurar, pero me parece que comenzó a utilizarce cuando en Cuba se comenzó a ver el canal Telesur. Ahí fue donde primero la escuché. Desde mi punto de vista es una expresión importada.

    Sobre la centralización excesiva, en Cuba sucedió de forma gradual y obedeciendo a hechos históricos. Me refiero a lo que se conoce como “La ofensiva revolucionaria” de 1968, un proceso donde todos los pequeños negocios pasaron a ser del estado. Lo que ocurrió fue que los dueños de los pequeños negocios como bares, bodegas y pqueños cuchitriles no se incorporaron a los esfuerzos que estaba haciendo el país para salir del subdesarrollo. Por eso se tomó la medida de liquidar los negocios privados que existián.
    A partir de la desintegración del campo socialista y la crisis económica que atravesó Cuba, la centralización excesiva comenzó a pasar factura. El Estado tuvo que priorizar algunos sectores sobre otros y la cosa se les fue de las manos. El ministerio de Gastronomía y comercio es una de ellas. Y la corrupción, el desvío de recursos se hicieron cotidianos en establecimientos subvencionados por el Estado como cafeterías, talleres de reparación etc. El Estado no podía controlarlo todo.
    Sobre la ofensiva consulta aquí:
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=104279,
    http://www.temas.cult.cu/ujueves/Resumen%20UJ%20febrero%2008.pdf, (La revista temas es una de las más lúcidas de nuestro país. Su crítica al ámbito social,cultural, económico y político de nuestro país es muy objetiva y rigurosa. Te la recomiendo.)
    http://www.espaciolaical.org/contens/16/5255.pdf (Vale aclarar que “espacio laical” es una revista muy crítica con la revolución y no siempre esa crítica es justa. Pero lo que cuenta son los hechos y los acontecimientos)
    Saludos

    • Bersergio mayo 29, 2014 en 11:06 pm Reply

      En cuanto a la frase “cubano de a pie” – cuando la escuché por primera vez, en seguida me evocó una ilustración en un libro de texto sovíetico de historia: fue una estampa de los tiempos ante la Revolución burguesa en Francia en donde estuve representada la estructura de estamentos de aquella sociedad como una pirámide con unos pocos en la cúspide, con soldados, mercaderes etc. más abajo, y con el pueblo humilde oprimido al pie de esa pirámide. Sólo más tarde leí que este “de a pie” proviene más bien de un soldado que va no a caballo sino de a pie – es decir, no es un caballero noble sino su servidor. No puedo decir que la popularidad de este dicho en Cuba me gustó mucho.

      Te estoy muy agradecido por los enlaces que adujiste. Por supuesto, estuve al tanto de qúe fue “La ofensiva revolucionaria” de 1968, pero este “estar al tanto” siempre tiene niveles diferentes. De un modo extraño, comparto completamente tus apreciaciones de las revistas en cuestión, aunque está claro que las he leído mucho menos que tú.

      ==A partir de la desintegración del campo socialista y la crisis económica que atravesó Cuba, la centralización excesiva comenzó a pasar factura.==
      Me temo que en semejantes condiciones cualquiera sistema ecónomico y organizativo comenzara a pasar factura, incluso el más angélico. Claro que el sistema cubano no era ni es ideal, como no lo son ningunos otros, pero aquí creo que es importante no confundir las causas con los efectos – por así decir, no tirar al niño con el agua de baño (al propasarse en tirarlo por el barro).
      Con todos los errores de la dicha Ofensiva (o los hechos que más tarde se considerarían dizque convencionalmente como errores), en los textos recomendados por ti, a mí me atrajeron la atención, por ejemplo, los siguientes fragmentos:
      “Pero el grupo social, ya minoritario, de propietarios y trabajadores del sector privado o “por cuenta propia” no se movilizó, sino continuó su quehacer comercial y productivo al margen de la mayoría. Esta situación creó malestar, al tiempo que hacía patentes las desigualdades, en medio de un contexto de equidad distributiva y gratuidades.”
      “Según una investigación realizada por el PCC y los CDR en varios municipios de la capital, el 72% de los propietarios de bares mantenía una posición contraria al proceso revolucionario y el 66% de la clientela que frecuentaba los bares privados eran elementos antisociales; asimismo, se hacía referencia a la dudosa procedencia de los insumos…”
      Quizás la dicha investigación tuviera ciertas “metas predispuestas”, pero el hecho de que “los propietarios de bares” suelen tener poco que ver con el proceso revolucionario, es para mi más claro ni el agua (por mucho que ellos griten en Holguín lo contrario y aunque sean sinceros en sus creencias coyuntural-provisionales).

      PD. A tu comentario concerniente a las memorias de Molotov y Kaganovich trataré de responder más tarde, quizás con un post separado.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: