Archivos Mensuales: marzo 2014

Plan, interés y más

Traducido por mí de: http://istmat.info/node/26299, la negrita es mía.

La economía planificada no es nuestro deseo, sino una inminencia, sin la cual todo se derrumbará. Hemos destruido tales barómetros burgueses como mercados, bolsas, por medio de los cuales la burgesía corrige los desequilibrios. Hemos cogido todo esto en nuestros manos. La economía planificada es tan inevitable para nosotros como inevitable es el consumo del pan. Y no porque somos “muchachos buenos” o sabemos hacer todo mientras que ellos no lo saben, sino porque todas nuestras empresas están combinados. Ellos pueden combinar sólo en trusts, carteles, es decir, en los límites estrechos, no pueden organizar la economía de todo el pueblo. […]

“Hay que definir correctamente las tareas del centro de planificación. Este tiene que establecer no sólo las proporciones, ellas no son lo más importante, sí son esenciales, pero no obstante son las cosas derivadas. ¿Pues en qué consisten las tareas principales de la planificación?

“La primera tarea consiste en planificar de manera que se garantize la independencia de la economía socialista del cerco capitalista. Eso es lo más importante. […]

“¿Cómo organizar la planificación? En los países capitalistas el capital se distribuye espontáneamente por las ramas acorde con ganancias obtenibles. Si nosotros hubieramos desarrollado nuestras ramas acorde con sus rentabilidades, habríamos tenido la panadería desarrollada, la producción de juguetes (porque cuestan caro y rinden grandes ganancias), la industria textil, pero nos habría faltado la industria pesada. Esta requiere grandes inversiones, pero está deficitaria al inicio. La desviación del desarrollo de la industria pesada es lo que proponían los partidarios de Rykov. Nosotros hemos volcado las leyes de la economía  capitalista, las hemos puesto patas arriba, o mejor dicho, patas abajo. Comenzamos por desarrollar la industria pesada y construcción de maquinaria. […]

“La segunda tarea de la planificación consiste en asegurar el dominio absoluto del sistema económica socialista y tapar las fuentes y válvulas de las cuales aparece el capitalismo. Rykov y Trotsky en su tiempo proponían liquidar como inefectivas las empresas de vanguardia (la fábrica Putilovsky). Seguir este camino significara “liquidar” el socialismo. El capital se hubiese encaminado en panadería, producción de juguetes, porque esto le habría dado ganancias. Pero nosotros no podíamos ponernos en este camino. […]

Sigue leyendo

Anuncios