Archivos Mensuales: agosto 2014

The world is changed…

A título del prólogo:

“Esta no es sólo la revolución de la cólera. Es la revolución de la reflexión” (Martí J., 1880).

“Es sorprendente que las leyes básicas de la lógica formal, elaboradas por Aristóteles, se hayan mantenido esencialmente inmutables durante más de dos mil años. En ese período hemos presenciado un proceso continuo de cambio en todas las esferas de la ciencia, la tecnología y el pensamiento. Y, sin embargo, los científicos se han contentado con utilizar básicamente las mismas herramientas metodológicas que utilizaban los escolásticos medievales en los días en que la ciencia estaba todavía al nivel de la alquimia.” (enlace)

Algunos fragmentos de “El imperio mundial y la guerra eterna“, por Nyls Gustavo Ponce Seoane

“El Imperio tiene, por ejemplo, una capital virtual representada simbólicamente por Nueva York […] Sin embargo, su territorio no coincide con el de los Estados Unidos, se ramifica por todo el mundo, aparentemente por distintas jurisdicciones de Estados. En realidad aquellas están subordinadas por la misma lógica, por los mismos intereses, por las mismas leyes – todas ellas mucho más vinculantes que las de los Estados individuales – y por la misma cultura: la de la supersociedad global.”

“Se trata de un grupo inédito y variopinto, en el que confluyen los representantes de los llamados poderes fácticos, independientemente del país en el que ocasionalmente residan por motivos fiscales. Aquí se dan todos los componentes esenciales para que este nuevo poder se afirme y se convierta en definitiva – como sus miembros desean con ansia – en el centro de los grupos económicos, financieros y gubernamentales más importantes, de algunas organizaciones supranacionales y del sistema mediático, también centro del poder militar y de los servicios secretos. Un poder entrelazado, mezclado con presidentes y CEOs (chief executive officiers), de las mega compañías, banqueros centrales y periféricos, y con ellos el cortejo de colaboradores que perciben rentas astronómicas y casi astronómicas: directores de grandes televisoras y medios de comunicación, soberanos y dictadores con sus séquitos – los razonablemente estables y los tolerablemente presentables – dirigentes políticos, actuales y pasados, junto con sus enlaces y asesores, etc., etc., etc.”

“Estamos frente al inicio de una nueva era que da por concluida la de los Estados – nación. Con ella también llega a su fin la época de las democracias occidentales, las construcciones del Estado de Derecho liberal, la dialéctica de los  poderes al interior de cada Estado.”

“La cuestión es que los dueños de las llaves de los medios de comunicación son, por lo general, personas de confianza: no es necesario decirles lo que tienen que comunicar, lo saben de memoria. Han interiorizado las reglas del juego. Ser fiable requiere entrenamiento, constancia. En cada peldaño de la escala jerárquica de la información es necesario probar un total desprecio por la verdad, una disponibilidad total para el engaño, un cinismo a prueba de bomba. Solo así, por lo común, se asciende al peldaño superior.”

Anuncios

El maidán a lo chino

“El ciudadano medio es el censor más eficaz del mundo. Su propia mente es la mayor barrera que lo separa de los hechos.” (Edward Bernays en “Crystallizing Public Opinion”) / “The average citizen is the world’s most efficient censor. His own mind is the greatest barrier between him and the facts. His own “logic-proof compartments,” his own absolutism are the obstacles which prevent him from seeing in terms of experience and thought rather than in terms of group reaction.”

 

Ya escribí una vez sobre la gira mundial de M.Gorbachov en 1989, en pos de la cual los regímenes (al menos formalmente) comunistas  por todo el mundo caían como casas de naipes – a ciertas excepciones, como Cuba y China. Un poco sobre el primer maidan made in China (aunque pergeñado fuera de ella) véase en el artículo “Tiananmen, 20 años después“, por Domenico Losurdo. Algunas acotaciones al tema:

Para mediados de mayo de 1989 está planificada la visita de Gorbachov a China. El 15 de abril de 1989 súbitamente muere Hú Yàobāng, ex-secretario general del Partido Comunista de China, lo que provoca manifestaciones estudiantiles. Los campamentos de tiendas de campaña en las plazas, consignas por democracia, liberalización política, contra corrupción etc. – el surtido más que conocido.

El 30 de abril de 1989 en Pekín regresa Zhao Ziyang, el fracasado (un poco después) Gorbachov chino y empieza a coquetear con los protestantes, señalando así la escisión en la “línea oficial” del PCC.

Gorbachov arriba a China el 15 de mayo, el 16 de mayo se entrevista con Deng Xiaoping y, al atardecer del mismo día, con Zhao Ziyang, con quien encuentra plena comprensión mutua. Zhao Ziyang le relata a su homólogo perestroiko sobre las ventajas del pluripartidismo para China y algo más, lo que es percibido por los oponentes de Zhao Ziyang como una traición de Deng Xiaoping, como mínimo. Poco tiempo después de la entrevista con Gorbachov, Zhao Ziyang convoca una reunión de dirigentes donde exige que se publica la declaración en apoyo de “estudiantes” y que se desaprueba el artículo en el “Zhenmin Zhibao”, es decir, Introduce el golpe en la fase abierta.

Más abajo – algunas citas del mencionado artículo de Domenico Losurdo.

«[La radio gubernamental estadounidense] Voice of America hizo un papel poco glorioso con su manera de echar leña al fuego.» De manera incesante, The Voice of America «transmite noticias infundadas y estimula los desórdenes».

«Desde Estados Unidos, Gran Bretaña y Hong Kong llegaron más de un millón de dólares de Hong Kong. Una parte de los fondos fue utilizada en la compra de tiendas de campaña, alimentos, computadoras, impresoras rápidas y material sofisticado para las comunicaciones.»

Otro libro, obra de dos autores orgullosamente anticomunistas, permite deducir lo que querían Occidente y Estados Unidos. Estos autores recuerdan que, en aquella época, Winston Lord –ex embajador en Pekín y consejero de primera línea del futuro presidente Bill Clinton– no había dejado de repetir que la caída del régimen comunista en China era «cuestión de semanas o de meses». Aquella predicción parecía basarse en el hecho que la figura de Zhao Ziyang se destacaba cada vez más en la cúpula del gobierno y del Partido. Y los dos autores estadounidenses subrayan que Zhao Ziyang debe ser considerado «probablemente el líder chino más proestadounidense de la historia reciente».