Archivo de la categoría: URSS

Mujeres, mitos y sus resistencias

Algunas objeciones y acotaciones al artículo «Mujeres, fusiles y resistencias. Mujeres combatientes del Ejército Rojo (URSS)», por lo demás muy bueno, publicado en El blog del viejo topo. Compendio: la supuesta misoginia de Stalin, los zhenotdel y el movimiento “feminista” en la URSS, divorcios, abortos, coeducación, “batallones de la muerte” y más.

Desprecio, misoginia y el papel “natural” de la mujer

El autor afirma que Stalin tenía “una visión muy patriarcal, basculando entre el paternalismo y una cierta misoginia”, “un desprecio por las mujeres”, estuvo “convencido de que el papel “natural” de la mujer era ser ama de casa y criar la mayor cantidad de hijos”. ¿Pruebas? Las vemos dos en el texto:

1) Stalin trató de desacreditar a Nadezhda Krúpskaya, incluso llegó a calificarla de “puta sifilítica” responsable de la mala salud de Lenin.
2) Stalin justificó las violaciones de mujeres yugoslavas por soldados del Ejército Rojo, apelando a que era una diversión comprensible en combatientes sometidos al estrés y horror de la guerra.

Comencemos por la primera. ¿En qué se basa? En la afirmación de Samantha Vajskop en su libro “Elena’s War: Russian Women in Combat”. Abrimoslo y leemos: “Stalin was one of many in the party who at least partially (if not fully) believed the rumor that Lenin’s wife Krupskaya was a “syphilitic whore” responsible for Lenin’s poor health; he called Krupskaya that, among other profane names, to her face. (54) Krupskaya later noted in a letter to Boris Kamenev, fellow Bolshevik revolutionary and later leader of the Politburo, that “in the whole of thirty years, I have never heard a coarse word from a comrade” before that incident. (55)”

¿De dónde lo sabe todo esto Sra. Vajskop? Del libro “Koba the Dread: Laughter and the Twenty Million” (2002) por Martin Amis. ¿De dónde lo sacó Sr. Amis? Vete a saber, para mí bastó con conocer qué es Martin Amis y leer la crítica (para nada estalinista) de esta “obra maestra” suya para comprender el nivel del dicho Maribel. Cabe añadir sólo una cosa más. En el libro de Vajskop los fragmentos marcados con (54) y (55) están concadenados de tal modo que pueden causar la impresión de que se trata del mismo “incident”; mientras tanto el incidente del que se habla en (55) tiene nada que ver (si se dio en realidad, pero esto ya es otro tema) con la supuesta calificación de puta etc.

Sigue leyendo

Anuncios

La URSS: viaje de ida y vuelta

Mi resumen del discurso de Mikhaíl Deliaguin (economista y publicista ruso, doctor en ciencias económicas, director del Instituto de los problemas de la globalización) sobre el regreso a la URSS (Hiperenlace a la fuente, en ruso).

Las encuestas en la internet demuestran que la mayoría de los rusos así como los habitantes de otras repúblicas (excepto de las enloquecidas) quisieran regresar a la URSS. Sin embargo, no se puede regresar al pasado y además, si la URSS hubiese sido una sociedad ideal, habríamos seguido viviendo en ella ahora. Pero la URSS tuvo defectos graves que la mataron. […] Un error de Stalin consistió en que el sistema creada por él engendró a Gorbachov, igual que a Jruschov antes de eso. Este sistema no logró reproducirse, sostenerse por sí mismo sin un líder del tamaño de Stalin.

Y la tarea histótica a la que tenemos que encararnos, no consiste en que se vuelva a su niñez, o, para los jóvenes, a la niñez de sus padres y abuelos, sino en trasladar los rasgos positivos de la URSS al futuro. De tal modo que se pueda prescindir del miedo ante el KGB (recuerdo bien ese miedo, aunque ahora entiendo que no hubo tantas cosas por que temer, en efecto). De tal modo que se pueda prescindir del hurgamiento ideológico en los cerebros, de la coacción de la gente a traición. […]

Ahora en Rusia se copia algunas experiencias negativas de la URSS: toman lo que es más simple, más destructivo, lo que se deja integrar con el proyecto neoliberal y que nos mata a todos.

Tendremos que pasar por una crisis sistémica profundísima. “Hemos olvidado a cuál precio nos conseguimos el poder soviético”, me dijo una vez mi madre en los tranquilos años 70 al haber mirado la TV. Y por lo tanto tendremos que pagar este precio una vez más. Pero nuestro futuro sí será una URSS a otro nivel tecnológico, cultural, tal vez ideológico. La gente que ahora pretenden crear en Rusia un Estado nacionalista ruso, intentan hacer de los rusos a unos “infraestonios”. Porque los rusos se identifican no por la sangre, sino por la cultura. Señores, dejen ya de emular con Hitler, éste no lo consiguió y Ustedes no van a conseguirlo tanto menos.

Tendremos que resucitar, rehacer la civilización soviética. Hay un método sencillo para hacer las cosas cualitativamente nuevas. En la técnica, debéis decir: “Miren, este teléfono es más ancho por una media pulgada, nunca hubo tales, es una cosa completamente revolucionaria.” Si queréis hacer algo en principio nuevo en la sociedad, debéis decir: “No hacemos nada nuevo, sino regresamos a nuestras tradiciones, nuestras raíces […]”. Por eso construiremos nuestra sociedad regresando a la civilización soviética, si bien obteniendo un resultado en principio nuevo, ya que las tecnologías son otras y el mundo es otro. Y nosotros mismos somos otros: ya no somos campesinos ni obreros, con algunas excepciones rarísimas.

Por lo tanto creo que nuestro futuro será una URSS nueva, otra, la que tendremos que construir “cubiertos de sangre y pérdidas amargas”. Quisiera que se pueda prescindir de eso, pero el nivel de nuestra degradación es tan bajo que, como lo dijo el aviador legendario A.Maresiev en 1995, los métodos civilizados para sanear todo ESO ya no funcionarán.

El maidán a lo chino

“El ciudadano medio es el censor más eficaz del mundo. Su propia mente es la mayor barrera que lo separa de los hechos.” (Edward Bernays en “Crystallizing Public Opinion”) / “The average citizen is the world’s most efficient censor. His own mind is the greatest barrier between him and the facts. His own “logic-proof compartments,” his own absolutism are the obstacles which prevent him from seeing in terms of experience and thought rather than in terms of group reaction.”

 

Ya escribí una vez sobre la gira mundial de M.Gorbachov en 1989, en pos de la cual los regímenes (al menos formalmente) comunistas  por todo el mundo caían como casas de naipes – a ciertas excepciones, como Cuba y China. Un poco sobre el primer maidan made in China (aunque pergeñado fuera de ella) véase en el artículo “Tiananmen, 20 años después“, por Domenico Losurdo. Algunas acotaciones al tema:

Para mediados de mayo de 1989 está planificada la visita de Gorbachov a China. El 15 de abril de 1989 súbitamente muere Hú Yàobāng, ex-secretario general del Partido Comunista de China, lo que provoca manifestaciones estudiantiles. Los campamentos de tiendas de campaña en las plazas, consignas por democracia, liberalización política, contra corrupción etc. – el surtido más que conocido.

El 30 de abril de 1989 en Pekín regresa Zhao Ziyang, el fracasado (un poco después) Gorbachov chino y empieza a coquetear con los protestantes, señalando así la escisión en la “línea oficial” del PCC.

Gorbachov arriba a China el 15 de mayo, el 16 de mayo se entrevista con Deng Xiaoping y, al atardecer del mismo día, con Zhao Ziyang, con quien encuentra plena comprensión mutua. Zhao Ziyang le relata a su homólogo perestroiko sobre las ventajas del pluripartidismo para China y algo más, lo que es percibido por los oponentes de Zhao Ziyang como una traición de Deng Xiaoping, como mínimo. Poco tiempo después de la entrevista con Gorbachov, Zhao Ziyang convoca una reunión de dirigentes donde exige que se publica la declaración en apoyo de “estudiantes” y que se desaprueba el artículo en el “Zhenmin Zhibao”, es decir, Introduce el golpe en la fase abierta.

Más abajo – algunas citas del mencionado artículo de Domenico Losurdo.

«[La radio gubernamental estadounidense] Voice of America hizo un papel poco glorioso con su manera de echar leña al fuego.» De manera incesante, The Voice of America «transmite noticias infundadas y estimula los desórdenes».

«Desde Estados Unidos, Gran Bretaña y Hong Kong llegaron más de un millón de dólares de Hong Kong. Una parte de los fondos fue utilizada en la compra de tiendas de campaña, alimentos, computadoras, impresoras rápidas y material sofisticado para las comunicaciones.»

Otro libro, obra de dos autores orgullosamente anticomunistas, permite deducir lo que querían Occidente y Estados Unidos. Estos autores recuerdan que, en aquella época, Winston Lord –ex embajador en Pekín y consejero de primera línea del futuro presidente Bill Clinton– no había dejado de repetir que la caída del régimen comunista en China era «cuestión de semanas o de meses». Aquella predicción parecía basarse en el hecho que la figura de Zhao Ziyang se destacaba cada vez más en la cúpula del gobierno y del Partido. Y los dos autores estadounidenses subrayan que Zhao Ziyang debe ser considerado «probablemente el líder chino más proestadounidense de la historia reciente».

Néstor Kohan sobre el socialismo mercantil y el SPF del Che Guevara

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=124197 Todo lo subrayado es mío.

¿Son tan “originales”, “novedosas” y “superadoras” estas propuestas de socialismo mercantil (bautizado mediante un eufemismo elegante y perfumado, como “autogestionario”) que nos prometen mayor democracia de la mano de la autarquía financiera de las empresas y el engorde creciente de la “economía no estatal”? ¿Servirá descentralizar los recursos presupuestarios y privatizar en nombre de los arrendatarios, las cooperativas y otros “actores no estatales” para poder superar la burocracia y los privilegios, la corrupción y el “amiguismo”? ¿Se generará participación política, aumentará la eficiencia social y habrá mayor empeño laboral expulsando fuerza de trabajo para que sea empleada como mano de obra barata y precaria por grandes inversionistas capitalistas? ¿Habrá mayor conciencia socialista en quienes sólo se involucran, de modo “cooperativo”, si hay dinero y ganancia privada de por medio? Perdón, disculpas, pero tenemos nuestras serias dudas al respecto. […]

Véase Abel Aganbegyan: La perestroika económica. Una revolución en marcha. Buenos Aires., Grijalbo [colección Economía y Empresas], 1990. Este libro, verdadera antología del desconcierto ideológico y una auténtica joya de la confusión política, es decir, síntesis magistral de neoliberalismo puro y duro promovido en nombre de la “democratización del socialismo” debería ser de consulta permanente. Su sola lectura resolvería de un plumazo muchas discusiones y debates actuales […].

Sigue leyendo

El Che sobre la gran empresa

Del artículo “El Che y la crítica desde el socialismo cubano“, por uno de mis favoritos autores cubanos, Fernando Martínez Heredia [la negrita es mía]:

“[En las URSS de los sesenta] Se produce una lucha continua entre los aparatos centrales y las empresas, dice el Che, porque estas buscan tener metas menores para sobrecumplir fácilmente o no arriesgarse a incumplimientos; su éxito consiste en obtener mayores premios. “Se está estableciendo entre el aparato central y la Empresa una contradicción que no es socialista, una contradicción que atenta contra el desarrollo de la conciencia”. Los dirigentes de empresas socialistas se van convirtiendo así en expertos en engañar al Estado, deformándose como individuos, y ante el obrero la imagen del buen dirigente es la del que “sabe” organizar para “sobrecumplir” siempre. […]

“Che reclama que se eviten excesos en la crítica, y que no se subestimen la capacidad técnica, el empeño y la voluntad de acertar de numerosos involucrados en los países del socialismo europeo. Pero denuncia de manera categórica la apelación a tomar “como arma para luchar contra el capitalismo, las armas del capitalismo”. Las motivaciones de “la sociedad donde la filosofía es la lucha del hombre contra el hombre, de los grupos contra los grupos y la anarquía de la producción” no podrán ser despertadas y utilizadas eficazmente para servir a una sociedad basada en el poder socialista. Esta exige control riguroso y conciente, “la colaboración entre todos los participantes como miembros de una gran empresa (el conjunto de la economía), en vez de ser lobitos entre sí dentro de la construcción del socialismo”.

Opina que en vez de ir al fondo de los problemas, la práctica y el pensamiento de estos socialistas se dejan llevar a la seguridad aparente de acudir a lo ya probado. Las reformas pueden relucir como “descubrimientos” que remediarían la falta de motivaciones suficientes en los actores económicos y lograrían la subordinación de la producción para el consumo a las demandas de sus consumidores, relacionar la rentabilidad con la venta del producto, etcétera. Esos experimentos y ensayos de política económica son, sin embargo, remedos de lo que el capitalismo hace eficazmente, porque lo universaliza y porque corresponde a las relaciones fundamentales de su sistema. Existe una lógica que caracteriza a cada sociedad: si la olvidamos, pagaremos un precio muy caro. […]

“El Che insiste, incansable, en desbaratar la imputación que se hace a sus ideas de mantener un desprecio “idealista” por el interés material, un simplismo que busca devaluarlas y rehuir la discusión. Nadie en sus cabales desconoce la fuerza y el arraigo del interés material, instalado a lo largo de la historia de las sociedades de dominación y multiplicado y refuncionalizado por el capitalismo. La elección está entre utilizarlo llana y acríticamente ―aunque se lamente que sea nocivo—, o utilizarlo como un mal necesario, sin depender de él. Ser creativo desde la situación concreta e inevitable, y organizar un proceso de erradicación paulatina de los comportamientos económicos egoístas e individualistas. Ir forjando otro mundo de actuaciones y valores, que pueda reunir diferentes estímulos, implantar la norma que en nombre del deber social reconoce o reprocha, al mismo tiempo que retribuye o no a partir del grado de cumplimiento, o el estímulo a la capacitación dado por su conversión en requisito para pasar a un nivel superior.”

Plan, interés y más

Traducido por mí de: http://istmat.info/node/26299, la negrita es mía.

La economía planificada no es nuestro deseo, sino una inminencia, sin la cual todo se derrumbará. Hemos destruido tales barómetros burgueses como mercados, bolsas, por medio de los cuales la burgesía corrige los desequilibrios. Hemos cogido todo esto en nuestros manos. La economía planificada es tan inevitable para nosotros como inevitable es el consumo del pan. Y no porque somos “muchachos buenos” o sabemos hacer todo mientras que ellos no lo saben, sino porque todas nuestras empresas están combinados. Ellos pueden combinar sólo en trusts, carteles, es decir, en los límites estrechos, no pueden organizar la economía de todo el pueblo. […]

“Hay que definir correctamente las tareas del centro de planificación. Este tiene que establecer no sólo las proporciones, ellas no son lo más importante, sí son esenciales, pero no obstante son las cosas derivadas. ¿Pues en qué consisten las tareas principales de la planificación?

“La primera tarea consiste en planificar de manera que se garantize la independencia de la economía socialista del cerco capitalista. Eso es lo más importante. […]

“¿Cómo organizar la planificación? En los países capitalistas el capital se distribuye espontáneamente por las ramas acorde con ganancias obtenibles. Si nosotros hubieramos desarrollado nuestras ramas acorde con sus rentabilidades, habríamos tenido la panadería desarrollada, la producción de juguetes (porque cuestan caro y rinden grandes ganancias), la industria textil, pero nos habría faltado la industria pesada. Esta requiere grandes inversiones, pero está deficitaria al inicio. La desviación del desarrollo de la industria pesada es lo que proponían los partidarios de Rykov. Nosotros hemos volcado las leyes de la economía  capitalista, las hemos puesto patas arriba, o mejor dicho, patas abajo. Comenzamos por desarrollar la industria pesada y construcción de maquinaria. […]

“La segunda tarea de la planificación consiste en asegurar el dominio absoluto del sistema económica socialista y tapar las fuentes y válvulas de las cuales aparece el capitalismo. Rykov y Trotsky en su tiempo proponían liquidar como inefectivas las empresas de vanguardia (la fábrica Putilovsky). Seguir este camino significara “liquidar” el socialismo. El capital se hubiese encaminado en panadería, producción de juguetes, porque esto le habría dado ganancias. Pero nosotros no podíamos ponernos en este camino. […]

Sigue leyendo

¿Por qué socialismo?

¿donde esta la prueba cientifica y/o practica de que la colectivizacion funciona mejor que el capitalismo?

Yo he visto muchas pruebas de este índole, en diferentes esferas de vida y ramas de conocimiento (empezando de la biológica-etológica pasando por la psicológica y acabando en la económica). ¿Me permite Usted limitarme a sólo unas pocas en este comentario? : ) El “pequeno” problema consiste en que donde para unos bastan 5 pruebas, para otros y 500 siguen siendo “insuficientes”.

Ante todo, voy a permitirme una breve introducción general. Lo que la colectivización funciona mejor que la anarquía capitalista, lo reconocen (en la práctica) los capitalistas mismos (los que realmente entienden y dirigen los procesos, no estoy hablando de representantes de la etérea y cada vez más efímera combinación llamada “pequeña burguesía” con su horizonte cognitivo de dos dedos). Este “reconocimiento” se llama trusts, corporaciones, transnacionales, economía de escala etc.etc. La única diferencia consiste en los principios, objetivos, métodos y (last but not least :)) beneficiarios de la colectivización.
Un ejemplo simplificado. ¿Cuándo la fábrica de, digamos, GM funcionará más productivamente (pongo aparte su palabra “mejor” para no escribir aquí el cuarto capítulo de “El capital” – aunque esta palabra quizás sea la más problemática): en su estado contemporáneo “colectivizado” o cuando cada filial, taller, brigada etc. se convierta en una autónoma unidad ecónomica y cada obrero va a correr por los talleres intentando vender sus tuercas y pernos y compitiendo de esta manera con otros pequeños vendedores – en el despilfarro de recursos?

Ahora a las pruebas. Hace un rato ya le aduje aquí en LJC algunas cifras y citas respecto a los primeros quinquenios en la URSS de 1929-1956. Para no sobrecargar con cifras, voy a completarlas con breves extractos del informe de Stalin “Balance del primer plan quinquenal”, el 7 de enero de 1933 (presente en la red):

Sigue leyendo