Néstor Kohan sobre el socialismo mercantil y el SPF del Che Guevara

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=124197 Todo lo subrayado es mío.

¿Son tan “originales”, “novedosas” y “superadoras” estas propuestas de socialismo mercantil (bautizado mediante un eufemismo elegante y perfumado, como “autogestionario”) que nos prometen mayor democracia de la mano de la autarquía financiera de las empresas y el engorde creciente de la “economía no estatal”? ¿Servirá descentralizar los recursos presupuestarios y privatizar en nombre de los arrendatarios, las cooperativas y otros “actores no estatales” para poder superar la burocracia y los privilegios, la corrupción y el “amiguismo”? ¿Se generará participación política, aumentará la eficiencia social y habrá mayor empeño laboral expulsando fuerza de trabajo para que sea empleada como mano de obra barata y precaria por grandes inversionistas capitalistas? ¿Habrá mayor conciencia socialista en quienes sólo se involucran, de modo “cooperativo”, si hay dinero y ganancia privada de por medio? Perdón, disculpas, pero tenemos nuestras serias dudas al respecto. […]

Véase Abel Aganbegyan: La perestroika económica. Una revolución en marcha. Buenos Aires., Grijalbo [colección Economía y Empresas], 1990. Este libro, verdadera antología del desconcierto ideológico y una auténtica joya de la confusión política, es decir, síntesis magistral de neoliberalismo puro y duro promovido en nombre de la “democratización del socialismo” debería ser de consulta permanente. Su sola lectura resolvería de un plumazo muchas discusiones y debates actuales […].

Sigue leyendo

El Che sobre la gran empresa

Del artículo “El Che y la crítica desde el socialismo cubano“, por uno de mis favoritos autores cubanos, Fernando Martínez Heredia [la negrita es mía]:

“[En las URSS de los sesenta] Se produce una lucha continua entre los aparatos centrales y las empresas, dice el Che, porque estas buscan tener metas menores para sobrecumplir fácilmente o no arriesgarse a incumplimientos; su éxito consiste en obtener mayores premios. “Se está estableciendo entre el aparato central y la Empresa una contradicción que no es socialista, una contradicción que atenta contra el desarrollo de la conciencia”. Los dirigentes de empresas socialistas se van convirtiendo así en expertos en engañar al Estado, deformándose como individuos, y ante el obrero la imagen del buen dirigente es la del que “sabe” organizar para “sobrecumplir” siempre. […]

“Che reclama que se eviten excesos en la crítica, y que no se subestimen la capacidad técnica, el empeño y la voluntad de acertar de numerosos involucrados en los países del socialismo europeo. Pero denuncia de manera categórica la apelación a tomar “como arma para luchar contra el capitalismo, las armas del capitalismo”. Las motivaciones de “la sociedad donde la filosofía es la lucha del hombre contra el hombre, de los grupos contra los grupos y la anarquía de la producción” no podrán ser despertadas y utilizadas eficazmente para servir a una sociedad basada en el poder socialista. Esta exige control riguroso y conciente, “la colaboración entre todos los participantes como miembros de una gran empresa (el conjunto de la economía), en vez de ser lobitos entre sí dentro de la construcción del socialismo”.

Opina que en vez de ir al fondo de los problemas, la práctica y el pensamiento de estos socialistas se dejan llevar a la seguridad aparente de acudir a lo ya probado. Las reformas pueden relucir como “descubrimientos” que remediarían la falta de motivaciones suficientes en los actores económicos y lograrían la subordinación de la producción para el consumo a las demandas de sus consumidores, relacionar la rentabilidad con la venta del producto, etcétera. Esos experimentos y ensayos de política económica son, sin embargo, remedos de lo que el capitalismo hace eficazmente, porque lo universaliza y porque corresponde a las relaciones fundamentales de su sistema. Existe una lógica que caracteriza a cada sociedad: si la olvidamos, pagaremos un precio muy caro. […]

“El Che insiste, incansable, en desbaratar la imputación que se hace a sus ideas de mantener un desprecio “idealista” por el interés material, un simplismo que busca devaluarlas y rehuir la discusión. Nadie en sus cabales desconoce la fuerza y el arraigo del interés material, instalado a lo largo de la historia de las sociedades de dominación y multiplicado y refuncionalizado por el capitalismo. La elección está entre utilizarlo llana y acríticamente ―aunque se lamente que sea nocivo—, o utilizarlo como un mal necesario, sin depender de él. Ser creativo desde la situación concreta e inevitable, y organizar un proceso de erradicación paulatina de los comportamientos económicos egoístas e individualistas. Ir forjando otro mundo de actuaciones y valores, que pueda reunir diferentes estímulos, implantar la norma que en nombre del deber social reconoce o reprocha, al mismo tiempo que retribuye o no a partir del grado de cumplimiento, o el estímulo a la capacitación dado por su conversión en requisito para pasar a un nivel superior.”

Plan, interés y más

Traducido por mí de: http://istmat.info/node/26299, la negrita es mía.

La economía planificada no es nuestro deseo, sino una inminencia, sin la cual todo se derrumbará. Hemos destruido tales barómetros burgueses como mercados, bolsas, por medio de los cuales la burgesía corrige los desequilibrios. Hemos cogido todo esto en nuestros manos. La economía planificada es tan inevitable para nosotros como inevitable es el consumo del pan. Y no porque somos “muchachos buenos” o sabemos hacer todo mientras que ellos no lo saben, sino porque todas nuestras empresas están combinados. Ellos pueden combinar sólo en trusts, carteles, es decir, en los límites estrechos, no pueden organizar la economía de todo el pueblo. […]

“Hay que definir correctamente las tareas del centro de planificación. Este tiene que establecer no sólo las proporciones, ellas no son lo más importante, sí son esenciales, pero no obstante son las cosas derivadas. ¿Pues en qué consisten las tareas principales de la planificación?

“La primera tarea consiste en planificar de manera que se garantize la independencia de la economía socialista del cerco capitalista. Eso es lo más importante. […]

“¿Cómo organizar la planificación? En los países capitalistas el capital se distribuye espontáneamente por las ramas acorde con ganancias obtenibles. Si nosotros hubieramos desarrollado nuestras ramas acorde con sus rentabilidades, habríamos tenido la panadería desarrollada, la producción de juguetes (porque cuestan caro y rinden grandes ganancias), la industria textil, pero nos habría faltado la industria pesada. Esta requiere grandes inversiones, pero está deficitaria al inicio. La desviación del desarrollo de la industria pesada es lo que proponían los partidarios de Rykov. Nosotros hemos volcado las leyes de la economía  capitalista, las hemos puesto patas arriba, o mejor dicho, patas abajo. Comenzamos por desarrollar la industria pesada y construcción de maquinaria. […]

“La segunda tarea de la planificación consiste en asegurar el dominio absoluto del sistema económica socialista y tapar las fuentes y válvulas de las cuales aparece el capitalismo. Rykov y Trotsky en su tiempo proponían liquidar como inefectivas las empresas de vanguardia (la fábrica Putilovsky). Seguir este camino significara “liquidar” el socialismo. El capital se hubiese encaminado en panadería, producción de juguetes, porque esto le habría dado ganancias. Pero nosotros no podíamos ponernos en este camino. […]

Sigue leyendo

¿Por qué socialismo?

¿donde esta la prueba cientifica y/o practica de que la colectivizacion funciona mejor que el capitalismo?

Yo he visto muchas pruebas de este índole, en diferentes esferas de vida y ramas de conocimiento (empezando de la biológica-etológica pasando por la psicológica y acabando en la económica). ¿Me permite Usted limitarme a sólo unas pocas en este comentario? : ) El “pequeno” problema consiste en que donde para unos bastan 5 pruebas, para otros y 500 siguen siendo “insuficientes”.

Ante todo, voy a permitirme una breve introducción general. Lo que la colectivización funciona mejor que la anarquía capitalista, lo reconocen (en la práctica) los capitalistas mismos (los que realmente entienden y dirigen los procesos, no estoy hablando de representantes de la etérea y cada vez más efímera combinación llamada “pequeña burguesía” con su horizonte cognitivo de dos dedos). Este “reconocimiento” se llama trusts, corporaciones, transnacionales, economía de escala etc.etc. La única diferencia consiste en los principios, objetivos, métodos y (last but not least :)) beneficiarios de la colectivización.
Un ejemplo simplificado. ¿Cuándo la fábrica de, digamos, GM funcionará más productivamente (pongo aparte su palabra “mejor” para no escribir aquí el cuarto capítulo de “El capital” – aunque esta palabra quizás sea la más problemática): en su estado contemporáneo “colectivizado” o cuando cada filial, taller, brigada etc. se convierta en una autónoma unidad ecónomica y cada obrero va a correr por los talleres intentando vender sus tuercas y pernos y compitiendo de esta manera con otros pequeños vendedores – en el despilfarro de recursos?

Ahora a las pruebas. Hace un rato ya le aduje aquí en LJC algunas cifras y citas respecto a los primeros quinquenios en la URSS de 1929-1956. Para no sobrecargar con cifras, voy a completarlas con breves extractos del informe de Stalin “Balance del primer plan quinquenal”, el 7 de enero de 1933 (presente en la red):

Sigue leyendo

Que siempre viva este país de siguaraya

A veces las palabras más raras comienzan a sonar en la cabeza obsesivamente y se convierten per aspera en una semejanza de música, digamos así. Esta vez mi afección creativa fue provocada por Rouslyn Navia Jordán y su “país de la siguaraya”, por lo que le agradezco mucho. El efecto puede verse abajo. No es más que un esbozo tosco con el barato autoacompañamiento de Casio. La letra, la escribí sólo para poder canturrear algo para sí, no es ninguna pretensión sobre los laureles de Federico García Lorca ni Nicolás Guillén – la cual hubiese sido bastante tonta para un extranjero quien hurga en el español, por ponerlo en ruso llano, una semana menos año. Aunque si algún hispanohablante me señala cuáles lugares son especialmente inadmisibles (ya sea por connotaciones o gramaticalmente), yo le estaría muy reconocido. La videoversión no se compagina muy bien con el texto, es un poco otra concepción.

Música: http://www.goear.com/listen/95003b1/siguaraya-i-contester

Como una vela en el viento
Tan penetrante que violento,
Como una barca en el centro
Del huracán devastador.
 
Que te protejas de enemigos,
Que se les cierren tus abrigos,
Y te amparen contra hostigos –
Para eso invoco a esta flor.
 
Ref: (x2)
La siguaraya, la siguaraya,
Que siempre vive este país de siguaraya,
Que siempre brillen so el sol sus lindas playas
Acariciadas por las ondas de la mar.
Y si te toca dar la última batalla,
Que siguaraya te ayude a triunfar.

Videoversión: 

El vedado marxismo en la URSS

Mi abreviada traducción del artículo de Alexei Volynéts.

En la historia del movimiento de disidentes en la URSS, por las razones conocidas, está acentuada su parte”democrático”, pro-occidental. A los nacionalistas del “partido ruso” y a varios disidentes de izquierda se les ha prestado mucho menos atención. Pero lo menos tuvieron suerte los seguidores de Mao quienes venían desconocidos por “las voces occidentales” de aquel tiempo así como han estado omitidos por los historiadores contemporáneos. Mientras tanto, los que trataban de repetir las lecciones de la “Gran Revolución Cultural” en la URSS eran no menos numerosos que los que predicaban en la Union Soviética los modelos de la democracia occidental.

Después de la muerte de Stalin, y sobre todo después del XX Congreso del PCUS, para muchos ciudadanos soviéticos que sinceramente creían en el comunismo, Mao Zedong de una manera natural se hizo el líder del movimiento comunista internacional. El compañero Mao, viejo guerrillero emérito quien había llevado bajo la bandera roja al pueblo más numeroso del planeta, a título del líder internacional reconocido por todos les salía ganando evidententemente a los burócratas profesionales con biografías indistintas del tipo Jruschov.

Y éste sintió ese malestar muy rápido. Por poner un ejemplo: En marzo de 1962 el trabajador cuadragenario Kulakov, el miembro del PCUS, quien trabajó en la construcción de la central hidroeléctrica de Bratsk, le envió una carta a Jruschov. En esta carta el proletario le escribió sin tapujos al primer secretario del Comité Central: “La mayor parte del pueblo soviético considera a Usted como el enemigo del partido de Lenin y Stalin. En pocas palabras, eres un trotskista sobreviviente […] Lenin soñaba que China fuera un amigo del pueblo soviético, el compañero Stalin cumplió este sueño, mientras que tú has roto esta amistad. Mao está en contra de que difames al partido de Lenin y Stalin. Ellos marchaban valientemente contra los enemigos de la revolución y en una batalla abierta salían ganando y no tenían miedo ante las cárceles, mientras que tú eres un cobarde y provocador. Al estar vivo Stalin, fuiste tú quien le daba besos al culo y ahora estás tirándolo por el barro […]”

Sigue leyendo

E pluribus unum

Ref.: http://jovencuba.com/2014/01/08/2014-ano-de-la-moneda-decisiva/

==la URSS, que era el epìtome del socialismo, y desapareció por ser una forma de producir disfuncional. ==

Perdone, pero cada vez que yo leo o escucho las palabras “el socialismo no funciona” o algo así, mi mano se extiende a… algo pesado. A “Das Kapital”, por ejemplo : ) ¿Acaso Usted no se percata de que este frase está privada de algún sentido hasta desde el punto de vista de la lógica formal? En la misma medida que, por ejemplo, la frase “El hombre es una mierda”. O “lo que este chófer borracho quebrantó su carro, demuestra que los carros no funcionan”.

¿Qué es este “el socialismo”, en general? Como Usted debe de saber, en su Manifiesto del Partido Comunista Marx y Engels ya en 1848 analizaron en breves palabras al menos 5 socialismos: el feudal, el pequeñoburgués, el alemán o “verdadero”, el burgués o conservador, el crítico-utópico. Cuántos “socialismos” han aparecido (tanto en teoría como en la práctica) desde aquel entonces, hasta no lo me puedo imaginar.

La frase “la URSS, que era el epìtome del socialismo” también no tiene ningún sentido – aparte la desacertada palabra “epìtome” – porque había al menos 2 URSSes que eran antagónicas en las cuestiones fundamentales: la de Lenin/Stalin y la de Jruschov/Brezhnev. ¿Usted quiere decir que la primera era disfuncional económicamente? Bueno, le invito a Usted a argüir este enunciación, por muy desagradable que me sea ver a un hombre joderse en público : )

En cuanto a la segunda URSS – ¿Usted cree que ella era un (o “el”, según Usted) socialismo? ¿Solo por aquel razón que se proclamaba como tal? Bueno, entonces me autoproclamo Enrico Caruso y conque le doy el argumento contundente de sostener que Caruso no sabe cantar. La vieja broma a propósito. Un judío al otro: “Sabes, no me gusta este Caruso vuestro” – “Oh, ¿lo has oído cantar?” – “A él, no, propiamente, pero Rabinovich me lo ha tarareado”.

El problema es que la gente en su abrumadora mayoría prefieren oir no a carusos sino a rabinoviches. A propósito practico un entretenimiento desde un rato – preguntar a ex-soviéticos sobre sus nociones acerca del socialismo etc. Pues, si la risa prolonga la vida, debo de haber prolongado la mía considerablemente. El nivel de la comprensión muy semejante a la de aquella guajira que dijo, asustada, que el Che no podía ser un comunista porque era un hombre bueno. Lo más triste en todo eso que mi propio nivel de la comprensión está lejos del satisfactorio por ahora – qué hablar de… O no, lo que es aún más triste es que el dicho nivel de muchos cubanos está lejos del necesario – por lo que puedo ver, por supuesto, a través de la lente deformada de la blogoesfera.

Sigue leyendo